Por: María Teresa Herrán

La pasión no construyó a Colombia

DE “MELIFLUA” Y “BABOSA” CALIFIcó el presidente Uribe la posible futura política exterior de acercamiento a Venezuela, desbaratada por el caudillismo bilateral en este último cuatrienio.

En parte importante, porque el propio presidente Uribe, que había nombrado como mediador con las Farc al presidente Chávez, lo desnombró intempestivamente de esa tarea que, por cierto, no le correspondía.

Todo el mundo sabía, y desde hace más de ocho años, que las Farc encontraban un refugio ideal al traspasar las fronteras. El eficaz acorralamiento del Ejército aumentó esa tendencia a refugiarse donde los vecinos. Lo que faltó fue una acción oportuna en ese frente, que ahora se intenta compensar con insultos, como en otros frentes se habla, para tapar descalabros, de leones, caballos y huevitos de gallina.

Ojalá que la celebración del Bicentenario,  permita una reflexión sobre aquello a lo que nos ha llevado el exceso de pasión: separar la Gran Colombia, patria boba, guerra de los mil días, violencia en la que, ciegamente (como es lo propio de la pasión), se descuartizó al país y a sus habitantes.

No se trata de demeritar los entusiasmos que se verterán en todo el país gracias a la Ministra de Cultura, sino de saber que el concierto del lunes sólo es posible porque una multitud de gente, disciplinada en su respectivo arte, fue capaz de hacerlo.

Si algo nos enseña la historia de estos doscientos años, es que los momentos de pasión fueron los más destructores de una identidad que no se construye con odios o amores, ni con referencias constantes y egocéntricas a “mi Patria”, que Uribe identificó con su régimen y que Íngrid dijo adorar en su intento conciliatorio.

La pasión es una excusa que impide relacionar causas y efectos, rendir cuentas más allá del insulto, analizar errores para no volver a cometerlos y, en fin, avanzar con sensibilidad creadora.

[email protected]

213435

2010-07-15T00:21:11-05:00

column

2013-11-05T02:16:32-05:00

ee-admin

none

La pasión no construyó a Colombia

35

2070

2105

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Teresa Herrán

¿Qué tiene que ver la independencia?

¿Cuánto pesarán víctimas y paras?

El metro y otras maneras de embolatar

Justicia: ¿cambio de estilo o de prácticas?