Por: Danilo Arbilla

La pobreza argentina

El dilema argentino de estas horas – los “ holdouts“ litigantes o “ fondos buitres”- que agita los mercados y genera incertidumbres de todo tipo que se reflejan en la Bolsa y en especial en la cotización del dólar, es que el juez federal Thomas Griesa no le cree a los enviados de la Presidente Cristina Kirchner.

Y, aparentemente, tiene motivos, y antecedentes varios para desconfiar de la “vocación de cumplir con los acreedores” que manifiesta el gobierno kirchnerista.
Es que, tanto la fábula del “ pastor mentiroso”, como lo que sentencia mas de un refrán – “ la mentira tiene patas cortitas”, o “ antes se pilla a un mentiroso que a un cojo”- parecen hechas a medida para la administración iniciada por Nestor Kirchner y hoy al mando de su viuda Cristina Fernández.

Ellos fabulan, desfiguran la realidad a gusto y gana, inventan números que le satisfacen al tiempo que niegan y censuran los que no le agradan. Todo esto, además , con tono prepotente y ademán arrogante.

El caso de la inflación ya es archiconocido. Argentina es el cuarto país con mayor inflación del mundo. Solo están por encima la Venezuela bolivariana y chavista – campeona indiscutida- Sudán e Irán. Se trata de un ranking elaborado sobre la base de càlculos de empresas privadas, que para el 2013 midieron un aumento del índice de Precios del 28,3%. Si se toma el índice oficial (INDEC) solo fue del 10,6% , pero esto se enmarca en eso de las realidades inventadas por el gobierno, que lo único que le genera es descrédito.

Y nada escapa a esa doble realidad: la del gobierno y la real, diríamos.

Hace unos días se conoció un estudio sobre“ pobreza” de la Universidad Católica Argentina –institución privada y no afiliada políticamente ni aliada a la oposición- que sitúa en un 27,% el numero de argentinos que viven en situación de pobreza .El estudio no solo dice que mas de la cuarta parte de la población es pobre, sino que los que están en esa situación son 8 veces mas que los que dice el gobierno (el INDEC). Para este instituto oficial , según las últimas cifras que dio a conocer a finales del año pasado, el porcentaje de pobres es del 3,5%. Menuda diferencia. Como para no tener sus dudas el juez neoyorquino.

Respecto al tema de la pobreza, también hay diferencias entre la información oficial y el trabajo universitario, en lo que hace a la indigencia. Oficialmente el índice es del 3,5%, mientras que para los estudios de la universidad privada se eleva al 5,5%.

Lo que explica estas diferencias es que el gobierno toma para sus cálculos sus propias cifras – las del INDEC- las que a la vez le sirven de base cuando tiene que calcularle los beneficios e intereses a tenedores de Bonos regulados por esa variaciones, sujetas exclusivamente a las “ mediciones ” oficiales. Menudo negocio; no para los bonistas, desde luego.

Volviendo al tema de los fondos buitres, se dice que lo que el gobierno de Cristina Kirchner necesita es un plazo hasta el 31 de diciembre para cumplir con los litigantes. Con ello evitaría extender igual solución a los otros acreedores , los que renovaron y aceptaron recortes y quitas para reestructurar la deuda con la garantía de que si a otros tenedores de bonos se le daba una mejor formula, esta se les aplicaría y los ampararía a ellos. (la llamada Cláusula de Derechos sobre ofertas futuras).

Ese amparo es el que desaparecería el 31 de diciembre. Parecería que estos acreedores que actuaron de buena fe y confiaron hoy no saben en qué creer. Todavía hay algunos, a diferencia del juez, que se resisten a aceptar la idea de que el gobierno de Cristina Kirchner pueda pensar en una solución que “ premia” a los que llaman buitres, y a ellos, los que creyeron, los deja con “ las patas para arriba”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Danilo Arbilla

¿Atentado?

Todos somos periodistas

Vigilia

Ficciones

El invierno bolivariano