Por: Columnista invitado

La prensa libre te necesita

Por el Comité Editorial del The New York Times

(El Comité Editorial representa las opiniones de The New York Times, de su director y de su editor. Está separado del resto de la redacción y de la sección de Opinión)

En 1787, el año en que la Constitución de Estados Unidos fue aprobada, es ampliamente conocido que Thomas Jefferson le escribió a un amigo: “Si tuviera que decidir si debemos tener un gobierno sin periódicos o periódicos sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo”.

De cualquier modo, así es como él se sentía antes de convertirse en presidente. Veinte años después, tras enfrentarse a la supervisión de la prensa desde el interior de la Casa Blanca, se mostraba menos seguro de su valor. “Ahora no se puede creer nada que sea visto en un periódico”, escribió. “La verdad misma se hace sospechosa cuando aparece en ese vehículo contaminado”.

La incomodidad de Jefferson era, y sigue siendo, entendible. Reportar las noticias en una sociedad abierta es una misión entrelazada con el conflicto. Su incomodidad también ilustra la necesidad por el derecho que él ayudó a consagrar. Como los padres fundadores creían con base en su propia experiencia, un público bien informado tiene las mejores herramientas para eliminar la corrupción y, a largo plazo, promover la libertad y la justicia.

“La discusión pública es un deber político”, indicó la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1964. Esa discusión “debe ser desinhibida, vigorosa y totalmente abierta” y “puede incluir ataques vehementes, cáusticos y en ocasiones poco placenteros y agudos contra el gobierno y los funcionarios”.

En 2018, los ataques más dañinos provienen de funcionarios del gobierno. Criticar a los medios —por darle menos o más importancia a las noticias, por equivocarse en algo— es completamente correcto. Los reporteros y editores son humanos y cometen errores. Corregirlos es crucial para nuestro trabajo. Sin embargo, insistir en que las verdades que no te gustan son “noticias falsas” es peligroso para el alma de la democracia. Y decir que los periodistas son los “enemigos del pueblo” es peligroso.

Estos ataques a la prensa son particularmente amenazadores para los periodistas de naciones con un Estado de derecho menos estricto y para publicaciones de menor tamaño, que ya han sido golpeadas por la crisis económica de la industria. Y, sin embargo, los periodistas de esos diarios continúan con el arduo trabajo de hacer preguntas y contar las historias que de otra manera no conocerías. Por ejemplo, The San Luis Obispo Tribune escribió sobre un preso que estuvo inmovilizado durante 46 horas, lo que causó su fallecimiento. El suceso obligó al condado a cambiar cómo trata a los prisioneros que padecen enfermedades mentales.

Para responder a un llamado hecho la semana pasada por The Boston Globe, The New York Times se une a más de 200 periódicos, desde diarios en grandes áreas metropolitanas hasta pequeños semanarios locales, para recordarles a los lectores el valor de la prensa libre. Estos editoriales reafirman una institución estadounidense fundamental.

Si todavía no lo has hecho, por favor, suscríbete a los periódicos de tu ciudad. Reconoce su labor cuando creas que han hecho un buen trabajo y critícalos cuando pienses que pueden hacerlo mejor. Todos estamos juntos en esto.

* * *

En este enlace al artículo original en inglés se pueden leer al final fragmentos de los editoriales publicados en inglés por más de 200 diarios de Estados Unidos que alzan la voz para recordar el valor de la libertad de prensa.

c.2018 New York Times News Service

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Razones para no votar a ciegas

Una reforma urgente y necesaria

La resistencia colombiana

Pizano, el testigo “neutralizado”