Por: Manuel Drezner
El arte y la cultura

La programación del Santo Domingo

Es cantidad enorme de platos exquisitos la que promete el Teatro Santo Domingo el año entrante, según la programación que se ha dado a conocer. En primer lugar hay que mencionar el estreno en Colombia de la ópera de Kurt Weill, con texto de Brecht, Auge y caída de la ciudad de Mahagonny, una obra satírica que está tomando lugar en muchas de las casas líricas del mundo, y que es una producción conjunta de nuestro teatro con los de Buenos Aires y Santiago de Chile. Esta es la primera de colaboraciones similares, que en asocio de casas de ópera de América y de España se harán en el futuro y que es una muy lógica manera de hacer ópera compartiendo los costos. Por otra parte, en conjunto con la Ópera de Colombia, se presentará una obra bien difícil, El caballero de la rosa, de Ricardo Strauss, que con su reparto multitudinario, su orquesta crecida y su longitud es quizás el proyecto más ambicioso que se haya llevado entre nosotros.

Habrá igualmente cantidad de espectáculos de danza con el Ballet de Sídney, el de Corea y el Nacional de España, este último como parte del Festival Iberoamericano de Teatro. Se repondrá la exitosa versión criolla de Carmina Burana y el Ballet de Santiago nos dará nuevamente Cascanueces, el ballet navideño por excelencia. Todo esto se complementará con espectáculos folclóricos con uno de Perú que promete ser del mayor interés, otro con Totó la Momposina, además de los tradicionales festivales de fado y de flamenco, y de un concierto con canciones sefardíes y de Etiopía, curiosa mezcla que hará el cantante Idan Raichel.

Una noticia mayor es la nueva visita de la Filarmónica de Viena, dirigida por Dudamel, ahora privado de su orquesta bolivariana. Esta forma parte de una serie de presentaciones con Austria como país invitado, que igualmente incluye un ciclo completo de Sinfonías de Beethoven, por una orquesta de cámara, la de la Academia de Viena, lo cual permitirá escucharlas con un sonido similar al que oyó Beethoven al estrenarlas. El coro Bach de Stuttgart nos dará en otro concierto el Magníficat y una cantata, habrá un festival de cuartetos con la participación entre otros de Aviv y del Henschel, y se anuncia un recital muy atractivo del cellista colombiano Santiago Cañón, con sonatas de Ravel, Ginastera y Poulenc, repertorio novedoso si lo hay.

Por otro lado, el teatro será escenario del lanzamiento de algunos de los principales festivales vernáculos del país, entre ellos el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, el del Porro y el Festival de la Leyenda Vallenata, que incluirá en el programa un duelo de piqueria. Lo anotado no es sino una mención parcial de lo que habrá y que, como se ve, hace prometer el año entrante como uno de mayor importancia en el mundo cultural.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Manuel Drezner

Bach por Stuttgart, y la Filarmónica

Películas fuera de listas

Música moderna en Bogotá

El aplauso en los conciertos

Wagner y la sordera