La reactivación económica y el papel del emprendimiento

Noticias destacadas de Opinión

La semana pasada tuve la oportunidad de compartir en un webcast con Ignacio Gaitán, presidente de Innpulsa. Este webcast estuvo dirigido a una audiencia de muchos interesados claves y variopintos. Por un lado, los emprendedores y quienes hace parte del ecosistema de Innpulsa y, por otro, la comunidad vinculada a EY en Colombia y en Latinoamérica. Fueron muchos los aspectos tratados en el webcast, tanto que al final del día nos quedamos cortos con el tiempo al tratar de abarcarlos todos. Por supuesto, tanto Ignacio como yo acordamos tener un segundo y quizá varios más para poder retomar la conversación y seguir con la ilación de los temas analizados. Uno de los asuntos esenciales del webcast fue el papel que tiene el emprendimiento en la reactivación económica luego de la pandemia. En esta columna resaltaré algunos de los puntos cruciales discutidos, que son representativos para la génesis de una economía sostenible y sobre todo pensada en el largo plazo.

Voy a empezar por decir que la discusión se centró en el largo plazo. En efecto coincidimos en que muy a pesar de que en Colombia el espíritu emprendedor es innato, es cierto que la tasa de mortalidad de nuevos negocios tiene el mismo tenor. Para ello Innpulsa ha venido haciendo inversiones significativas de cara a darles la mano a los emprendedores. Todo esto es plausible incluso para las empresas ya constituidas. Por eso, uno de los asuntos de especial interés para la economía misma es el espíritu emprendedor y no solo pensado como un nuevo negocio sino uno que pueda, a bien, surgir derivado de otro negocio, es decir, el emprendimiento corporativo o intraemprendimiento.

En columnas pasadas y en el research paper que publiqué en una revista Scopus Q3 en diciembre pasado, menciono el efecto que tienen el emprendimiento corporativo, la innovación y la renovación estratégica constante en el desempeño económico de las compañías, sobre todo para evitar el fracaso empresarial. La semana pasada también pude leer un artículo de Harvard Business Review conectado con Strategic Management Journal en el que los autores Nicolaj Siggelkow y Phebo Wibbens enfatizan en la mejor manera de crear valor en el largo plazo. En ese artículo se concilian tres conceptos: 1) el discutido en el webcast con Ignacio, 2) el artículo científico que publiqué en diciembre pasado y 3) el trabajo que ha venido haciendo y publicando EY en torno a la creación de valor estratégico en el largo plazo. Todo ello, para enfatizar que la evidencia empírica nos permite concluir que los emprendimientos deben ser sostenibles o perdurables y con eso se combate uno de los males endémicos del mundo de negocios: el cortoplacismo. De esta manera podremos tener negocios sostenibles y perdurables y así combatir el fracaso empresarial.

Un asunto que también discutimos y coincidimos en el webcast es la labor fundamental del emprendimiento para combatir otro de los dolores de cabeza del Estado: la informalidad. En la columna de la semana pasada advertía, con la evidencia pertinente, de la dependencia del PIB colombiano y en general latinoamericano en el recaudo del impuesto a la renta, por ejemplo. Pues bien, uno de los asuntos importantes que resaltamos en el webcast es el papel preponderante para los emprendedores de formalizarse, no por el castigo en el pago de impuestos (yo lo veo como una obligación con el Estado, no como castigo), sino por la cantidad de oportunidades que se les abren a los emprendedores gracias a la vinculación en un mercado antes no pensado. Para ello, no me cansaré de decir que Innpulsa viene haciendo la tarea y sobre todo está pensando en políticas de Estado y no en los cuatrienios. En eso se debe aplaudir la labor del Gobierno actual pues está haciendo tangible, aunque se mimetice por la realidad política y polarizada actual, una de sus promesas en campaña. Estoy convencido de que vendrán tiempos mejores para la economía latinoamericana si apostamos y creemos en un emprendimiento sostenible.

En Twitter: @JnicaV

Comparte en redes: