Por: Óscar Sevillano

La reconciliación de Luis Eladio Pérez con las Farc

Quedé bastante sorprendido luego de ver la declaración en redes sociales del excongresista Luis Eladio Pérez, quien a través de un video aceptó la adhesión del partido FARC a su campaña por la Gobernación del departamento de Nariño.

Luis Eladio Pérez hizo parte del grupo de políticos secuestrados por la guerrilla de las Farc en el año 2002, que lo mantuvo en cautiverio en medio de la selva del Amazonas durante siete años, tiempo en el que sufrió varios infartos y debió soportar las consecuencias de la diabetes en un territorio inhóspito, lejos de cualquier posibilidad de ser atendido por el personal médico adecuado.

Tener que soportar un secuestro en un extenso período de tiempo no es algo de poca monta, sobre todo en casos como el de Luis Eladio Pérez quien debió regresar a reconstruir no solo su vida personal, sino además el lazo familiar roto como consecuencia de su largo cautiverio.

Es de entender que luego de soportar una situación como esta en medio de los malos tratos de una guerrilla no se quiera perdonar. Sin embargo, Luis Eladio Pérez lo hace, hecho que desde mi punto de vista no solo es digno de aplaudir, sino de admirar.

Además de lo anterior, servir como ejemplo de perdón y reconciliación en un departamento como Nariño —que está lejos de superar la violencia de un conflicto armado que se reacomoda a nuevas circunstancias, con nuevos actores y también con miembros que reinciden en el delito para continuar en negocios ilegales como el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, minería ilegal, etc.— no es fácil.

Un acto como el de Luis Eladio resulta un hecho nuevo en un país donde el odio genera aplausos y otorga votos, y donde se les ha permitido a los miembros de las Farc reintegrarse a la vida sin armas sin darles la oportunidad de que se acerquen a nadie, y en todo momento enrostrándoles los males que hicieron mientras estuvieron por fuera de la ley.

Este ejemplo nos debe servir a los colombianos para mirar la paz como una oportunidad de construir un nuevo futuro entre todos, derrotando los odios y las venganzas que se pudieron albergar en nuestras mentes tras ser testigos de los hechos violentos cometidos por una fuerzas irregulares, ante la mirada indiferente de un Estado paquidérmico que no supo actuar a tiempo para evitar que el país llegara ser considerado como un peligro para Suramérica por la violencia armada que comenzó a traspasar la frontera para refugiarse en territorio vecino.

Toda mi felicitación para Luis Eladio Pérez por este valiente acto de reconciliación, además de que es una persona que admiro y por la que siento un gran aprecio.

Cambiando de tema, un departamento como el Chocó merece tener personas idóneas que rijan su destino y le permitan salir adelante. No sería nada bueno para su futuro que llegase a quedar una vez más en manos de un personaje nefasto como Patrocinio Sánchez y su grupo político.

Le puede interesar: "Congresistas de Colombia ganan más que los del resto de América Latina"

873841

2019-08-01T00:00:05-05:00

column

2019-08-01T16:19:24-05:00

jrincon_1275

none

La reconciliación de Luis Eladio Pérez con las Farc

53

3379

3432

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

Así no es la cosa, señores policías

No más procesos de paz

Un grito en el Amazonas que debe escucharse

A los candidatos a la Alcaldía de Bogotá