Por: Aura Lucía Mera

La reina y las drogas

POR SEGUNDA VEZ LA MENCIÓN DE Honor Reina Sofía a la Labor Social Iberoamericana cae en Colombia. Hace dos años le correspondió a la Fundación Caminos de Cali, por su trabajo continuo —décadas— en programas de prevención y rehabilitación en drogodependencia.

Su directora, Clara Inés Londoño, trabajadora social y conocedora a fondo de la problemática, ha logrado realizar en el Valle del Cauca una labor titánica, más reconocida internacionalmente (como generalmente ocurre) que a nivel parroquial y departamental.

Este año recae el honor en Miguel Bettin Osorio, creador del Programa Distrital para la Prevención e Intervención en Drogodependencia ‘Vivir ConSentidos’, director desde sus comienzos, hace más de quince años de la Fundación CreSer, antiguamente llamada Pida Ayuda. Institución que funciona al norte de Bogotá, en una amplia casona donde un equipo profesional y riguroso se dedica a ayudar a salir de la trampa mortal de las adicciones a drogas, alcohol, juego, comida y sexo a jóvenes y adultos cuyo destino único serían las cárceles, muertes prematuras o asilos mentales.

Fundación creada en sus comienzos por Simón Mekler, quijote y pionero en este tipo de tratamientos en Colombia, quien recogió los mejores métodos terapéuticos de instituciones norteamericanas, como el Betty Ford de California, y con Miguel Bettin, sicólogo y enamorado de los adictos como capitán de esta nave enrutada a desafiar los mares bravíos y tempestuosos de las emociones y los espíritus alterados y atrapados por esa telaraña mortal.

CreSer, desde hace algunos años, bajo la dirección de Miguel sigue navegando triunfal, convertida en la mejor institución de Latinoamérica para la recuperación de adicciones. Lo acompaña un equipo de profesionales de primer orden, quienes logran devolver a la vida, a sus familias y a la sociedad seres fraccionados como espejos rotos, sin brújula, erráticos y con el alma encarcelada.

Pero las metas eran más ambiciosas. Miguel Bettin soñaba con ampliar la esperanza y llevarla a cientos de seres, ya  de por sí marginados por la pobreza y la falta de oportunidades. El ex alcalde Luis Eduardo Garzón le dio vía libre a su proyecto de ‘Alfabetización Afectiva’, para lograr que niños, jóvenes, adultos y familias enteras pudieran asumir sus iras, dolores, tristezas, miedos y los sentimientos no placenteros y aprendieran a vivir mejor y a enfrentar de otra forma  las dificultades, sin necesidad de escaparse a través de las drogas, el alcohol (droga líquida), la violencia y el maltrato. “Volver la tristeza poesía, al aburrimiento reflexión, la melancolía canción, en este mundo actual donde el éxito se basa en el ‘tener’ y no hay lugar a ‘detenernos’ para atendernos, en nuestros temores, nuestras dudas y nuestros dolores”.

El alcalde Samuel Moreno continuó con este programa, ‘Vivir ConSentidos’, que ya llega a miles de seres en el Distrito, que ha salvado del naufragio muchas vidas, devolviéndoles la esperanza y los sueños y que ahora recibe la Mención de Honor de la Corona Española y la Cruz Roja de España. La Reina Sofía, próximamente, en ceremonia especial en el palacio de la Zarzuela, entregará esta distinción personalmente a Miguel Bettin Osorio, creador y director de esta empresa que él mismo define como la “Ciencia de la Prevención”. Ejemplo a seguir en las demás ciudades del país. Felicitaciones a Lucho Garzón, a Samuel Moreno y naturalmente a Miguel Bettin.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

Abajo el celibato

Recreos horizontales

¿Libre personalidad?

Oiga, Mire, Lea

¡País mezquino!