Por: Daniel Mera Villamizar

La seriedad del Gobierno con el Chocó

El Gobierno quitó a un gobernador que llevaba nueve meses en el cargo y lo estaba haciendo bien, el médico Antonio Gómez, para nombrar a otro, Malcolm Córdoba, que durará siete meses, hasta cuando regrese el gobernador suspendido, Patrocinio Sánchez, quien mandaría por tres meses.

En ningún manual de buen gobierno se recomendaría lo que hicieron. El gabinete renunció e hicieron empalmes sin secretarios designados, es decir, una gestión truncada, interrumpida por una razón penosamente político-electoral. La seriedad con la que el gobierno Santos enfrentó el problema en el Valle del Cauca estuvo ausente en el Chocó.

Uribe nombró a Gómez Rodríguez, chocoano independiente, que vivía en Bogotá, en un acto de piedad o valentía, porque no soportaba más las historias de la administración a cargo del Partido de la U. Desde entonces, quisieron tumbarlo, una y otra vez. Gómez armó un equipo con profesionales de todos los partidos, se aplicó al saneamiento fiscal y financiero del departamento, y les devolvió la confianza a los chocoanos sobre el gobernador como garantía de bien común. La Procuraduría le ayudó a meterles el diente a los embargos y las exenciones de mala fe, sancionando incluso al anterior secretario de Hacienda por 18 años.

Pero se acercan las elecciones regionales.

Y el gobierno decidió devolverle la gobernación al Partido de la U. Aunque muchos temen que haya sido al clan de los Sánchez de Oca, pues el nuevo gobernador es hijo de una dirigente de ese grupo, tiene 28 años y esta es su primera responsabilidad seria. La gente tiene derecho a dudar, y a recordar el escándalo de la bienestarina para marranos, como está ocurriendo. Bastantes jóvenes, sin embargo, que conocen a Malcolm de la universidad en Bogotá, creen que él les responderá a Casa de Nariño y a Juan Lozano, y no a políticos en la cárcel o suspendidos. Que no dilapidará esta oportunidad de mostrar que pertenece a una generación que viene en camino y promete cosas buenas. Tiendo a compartir esa fe: que sabrá sortear la difícil situación en que lo ha puesto el Gobierno Nacional.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Daniel Mera Villamizar

Lo que está en juego con el paro universitario