Por: Ernesto Yamhure

La utilidad de ‘Teodora’

LA SALIDA DE DANIEL GARCÍA-PEÑA de la secretaría general del Polo Democrático por eventuales desmanes suyos en el manejo de los recursos de la colectividad es el más claro indicador de que ya arrancó la pugna por el poder absoluto en ese partido.

Al margen de la ligereza con la que el ex secretario ejecutó el dinero del Polo, ha revivido el dilema respecto de la tendencia que la izquierda impondrá de cara a las elecciones presidenciales de 2010. Por un lado están los fundamentalistas radicales, esos a los que les cuesta inmensamente distanciarse de la lucha armada de la guerrilla y que se mueven por la premisa de que “una cosa es matar para enriquecerse y otra es matar para una vida mejor”.

 A pesar de profesar posiciones propias de los cavernícolas, hasta el momento este sector parece congregar a las mayorías. Aquellos que se presentan como “moderados” tienen perdida la partida. Son vistos con desconfianza por su posición crítica del terrorismo guerrillero, por comprender que el mundo cambió y que hoy imperan los principios del libre mercado, de la inversión extranjera y de la libertad absoluta de expresión.

Para Carlos Gaviria, el Jomeini del Polo, expresiones medianamente moderadas como las que representa Lucho Garzón son una talanquera que le resta dinamismo al proyecto que pretende montar contra la reelección de la Seguridad Democrática.

Claro, la estrategia está trazada. Los acercamientos ya están hechos y por eso la decisión absoluta de sacar a codazos a todos aquellos que medio amenacen con poner en riesgo el proyecto del que por supuesto participa el oficialismo liberal.

Entonces comienza a entenderse la compasiva reacción de las directivas del liberalismo frente a las delictuosas declaraciones de Piedad Córdoba.

Liberales y polistas son conscientes de que la retoma del poder depende, en buena medida, del apoyo que a su alianza le dé el sátrapa venezolano y quién mejor para negociar el espaldarazo que Piedad Córdoba, en adelante Teodora Bolívar. Hoy, puede que su presencia incomode a muchos, pero saben que ella es la única que tiene la capacidad suficiente para convencer a Chávez de que compre el proyecto anti Seguridad Democrática.

 Así que la jugada consiste en soportar la incontinencia verbal de la díscola congresista del turbante en aras de capitalizar su posición privilegiada en Caracas cuando llegue el momento de presentar oficialmente el plan en los salones del Palacio de Miraflores.

Según la lógica de los opositores, expulsar a Teodora de las filas liberales sería una estupidez absoluta, pues ella quedaría sin partido, mientras que el respaldo chavista no sólo se mantendrá sino que se afianzará, por aquello de la solidaridad que une al paranoico gobernante de los venezolanos  con la admiradora de Tirofijo.

Mientras tanto, seguiremos registrando cómo la Corte Suprema, esa que ha obrado con sorprendente celeridad a la hora de investigar y ordenar las capturas de los parapolíticos, seguirá recurriendo a toda suerte de argumentos para dilatar la revisión y análisis del aberrante contenido del cruce epistolar entre Reyes y Teodora.

~~~

Una vez comprobado que Yidis Medina sí llamó al hijo del Presidente a chantajearlo, comienza a desmoronarse el fantasioso castillo que ha erigido la detenida ex congresista. Queda confirmada la conspiración que estaban adelantando algunos políticos y periodistas contra el Presidente de la República, quienes se valieron de esta peligrosa mujer para alcanzar sus torticeros fines.

Como van las cosas, Yidis terminará pudriéndose en El Buen Pastor, mientras que los coroneles y generales de la tramoya se lavarán las manos, manipularán para que este episodio pase al olvido mientras buscan por otro lado la manera de tumbar al Gobierno.

ernestoyamhure@hotmail.com

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure

Destrozando a Uribe

Condiciones inamovibles

Doblar la página

Debate por la vida

Heil Gilma