Por: Antieditorial

¡La verdad sí existe!

Por Leila Delgado Almanza

“Y que vengan esos ángeles y sabios / los brujos y hechiceros, denunciantes, / los que dicen leer entre los vientos/si el volcán está en paz o está violento”. Canción Por ti, Colombia de Piero.

La frase que Rudolph Giuliani, abogado de Donald Trump, estoy deacuerdo en que resume esta época de desinformación,verdades a medias, postverdades, imposturas intelectuales. ¿Cómo así que “la verdad no es la verdad”? Eso me hace recordar una de antología que expetaba a cada momento un dirigente sindical nacional de los 80, para ocultar sus desafueros: “las cosas no son como son, sino como terminan siendo”. O la de una profesora de la Universidad del Atlántico cuando, parodiando a Fabio Jurado –profesor de la Universidad Pedagógica Nacional, apóstol del constructivismo en educación, degeneración del pensamiento del pedagogo Piaget—, decía que la verdad “era un constructo social”, por lo tanto no se podía enseñar y que cada niño lo tenía que “construir”.

Otra forma de falsear la verdad, pretendiendo validar exabruptos, son expresiones como las de la asesora Kellyanne Conway, sobre la alternatividad de los hechos. Pero quiero resaltar aquí que una de las causas, por lo menos en Colombia, es la expanción por el entorno educativo de acciones alternativas para “construir conocimiento”. Eso generó que las leyes generales y específicas que la humanidad ha descubierto del desarrollo del mundo y la sociedad sean meros hechos por inventar en cada generación, partiendo de cero. Considero que ello —aparte de la actitud de los medios masivos de comunicación— ha generado ingenieros construyendo puentes que se caen, medicinas alternas que no curan, yerbateros, demagogos de la palabra denunciados por el cantautor argentino Piero en el coro de su cancion sobre la tragedia de Armero.Cómo no van a existir verdades objetivas: las leyes generales y específicas de la naturaleza y del desarollo social claro que lo son; Ellas originan la tecnología y las técnicas precisas con las que nos enfrentamos al mundo. Si no fueran objetivas, ¿cómo estaría yo escribiendo este antieditorial para enviárselo a ustedes por correo electrónico y que ustedes allá en sus oficinas puedan leerlo?

Pero llegar a un lugar común sí es imposible en materia de creencias religiosas, posturas ideológicas y todas aquellas que tienen un sustrato de intereses particulares que defender. Toca más bien que el Estado asuma una educación de alta calidad con lo más avanzado del conocimeinto humano de modo que los distintos sectores de la población tengan criterios científicos con la que ponderar los hechos. Esto vale para todas las profesiones, especialmente para educadores y comunicadores.

La pregunta existencial para quienes influyen en la opinión pública sería: ¿qué rol estamos asumiendo periodistas — y maestros— llamados a informar y enseñar?

Que 300 medios estadounidenses publicaran editoriales rechazando la violencia de Donald Trump contra el periodismo, ¿cuándo lo harán sobre los docentes y su misión de ayudar a acceder a la verdad en sus cátedras? No solo tachan a periodistas de “calumniadores de la oposición” y máquinas de “noticias falsas”. La defensa del periodismo y de la libertad de cátedra pasa por un periodismo objetivo y una cátedra científica, es lo mínimo que se puede aspirar para que amplios sectores de la población tengan herramientas para optar con leal saber y entender la posición más acorde con el desarrollo humano y social.

A las corrientes filosóficas idealistas redivivas que no aceptan una realidad por fuera de sus preconceptos y juicios, intereses y negocios; que esconden sus propios hechos para pelechar en el poder, debe oponerse la formación ciudadana del más alto nivel, laica y científica, y el periodismo objetivo, por lo menos con información de las diversas posiciones de los hechos y de variadas fuentes, y no solo a partir de “comunicados de prensa oficiales”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antieditorial

Sobre la reforma a la justicia

Otras lecciones de Pékerman

Las cosas por su nombre apropiado

La transparencia no puede ser un espejismo

Duque: esperanza real