Documental: "Lo que no les quitaron a los Torres"

hace 14 horas
Por: Óscar Sevillano

La vice Marta Lucía

Muy cierto es que el cargo de vicepresidente de Colombia no tiene funciones constitucionales, más que reemplazar al presidente en ausencia temporal o definitiva. Es por esto que hay quienes opinan que es como ser papa, porque todos saben que existe pero nadie sabe para qué sirve.

El caso de la actual vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, ha sido bastante especial, no solo por las declaraciones desatinadas que los colombianos le hemos leído en su cuenta de Twitter, sino además porque para muchos de nosotros no ha sido claro, en lo que va del gobierno de Iván Duque, cuáles son sus funciones específicas.

En el Decreto 1714, el presidente Iván Duque definió las funciones de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, 12 en total. Entre estas se encuentran la supervisión funcional de los sectores de transporte e infraestructura, la reconstrucción de Mocoa, coordinar lo relacionado con el patrimonio cultural sumergido del galeón San José, coordinar la Misión Internacional de Sabios, presidir la Comisión Colombiana del Océano y la Comisión Colombiana del Espacio, así como la coordinación de la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel que tendrá la función de organizar y poner en marcha un plan urgente de reacción y contingencia que garantice la protección inmediata de las comunidades afrodescendientes y los pueblos indígenas awá, apoyar al presidente en los temas de transparencia y formulación e implementación de las leyes anticorrupción, y por supuesto los temas de equidad de género.

No sé si todo este sancocho de funciones ha provocado que la Vicepresidencia luzca con las ideas perdidas y sea este el motivo por el que algunos de sus trinos parecen escritos por una persona que desconoce la realidad social de los diferentes territorios en nuestro país, y no por alguien que ha ocupado diferentes cargos en gobiernos anteriores y que desde su paso por el Legislativo tuvo la oportunidad de proponer soluciones para las carencias que se viven en los municipios y veredas del país.

No es sino mirar la cuenta de Twitter de la vicepresidenta para darse cuenta de que opina sobre política exterior, orden público, economía, temas legislativos, protesta social, es decir, de todo un poquito, creando un poco más de confusión acerca de las funciones que le fueron asignadas y a las cuales debería dedicarse de manera exclusiva, dejando que al interior del Gobierno Nacional cada quien se ocupe de lo suyo.

Los colombianos hemos tenido que ver también a una Marta Lucía que ha preferido hacerse al lado de los empresarios colombianos, desconociendo lo que vive la población trabajadora que debe subsistir con un salario mínimo que en ocasiones no se cumple, porque en muchos de los municipios y veredas de Colombia jóvenes y miles de campesinos deben vivir del rebusque prestando una labor por un pago diario que no excede los $30.000.

Es por esto que la líder afrodescendiente Francia Márquez en su cuenta de Twitter retó a la vicepresidenta a abandonar su cómodo salario de más de $24 millones al mes, para vivir con un salario mínimo.

Ojalá que, en estos pocos días de descanso, la vicepresidenta Marta Lucía se dé la oportunidad de reflexionar un poco si su labor hacia afuera se está reflejando como debería ser o más bien está siendo opacada por las declaraciones que suele hacer en su cuenta de Twitter y en ocasiones en medio de sus discursos oficiales.

@sevillanojarami

898113

2020-01-02T00:00:00-05:00

column

2020-01-02T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

La vice Marta Lucía

20

3539

3559

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

¿Dónde está la ministra de Transporte?

Los concejales de Bogotá y sus escoltas

La mermelada dietética de Iván Duque

El país más corrupto

La lora de Petro