Por: Columna del lector

La vieja nueva China

Por Marco Aurelio Zuluaga Giraldo

China tiene registros de su civilización y su historia desde hace 5.000 años. Innovadores por naturaleza, han aportado al bienestar de la humanidad el papel y la imprenta, con lo cual se democratizó el conocimiento; el compás, que revolucionó la navegación; la pólvora; el sismógrafo; la pasta alimenticia, que en forma de fideos Marco Polo llevó a Italia; la cometa para volar y pescar, y la Ruta de la Seda, que hace 2.000 años globalizó la economía.

Cien años antes del descubrimiento de América, en una flota de 200 barcos, viajaban mar adentro 27.000 chinos, llevando su civilización a 30 países de Asia y África.

Quinientos años después, Gran Bretaña invade e impone el consumo del opio en todo el territorio chino, envenenando su población y dando comienzo a la primera guerra por el negocio de estupefacientes. Años después, iniciado el siglo XX, Estados Unidos, Alemania, Francia, Rusia, Japón, Italia y Austria invaden el territorio chino, saqueando al pueblo y sus riquezas.

Tras un siglo de humillación, y sufridas las consecuencias de dos conflictos mundiales, una cruenta guerra contra Japón, otra contra Corea y la dura y larga guerra civil, “el pueblo chino se puso de pie” y fundó la República Popular China, hace ya 70 años.

A partir del 1.º de octubre de 1949, Mao Tse Tung y Zhou Enlai consolidan la independencia y orientan la República; Deng Xiaoping ubica a China en el concierto mundial, y hoy, Xi Jinping la impulsa por la nueva ruta de la seda.

Fieles a su tradición, la nueva República se caracteriza por su flexibilidad y su pragmatismo, construye la teoría a partir de los resultados y considera que la práctica es la vía para acercarse a la verdad. Usa la centralización del mando como elemento unificador. En la política pública prima lo colectivo y se mide la calidad de la democracia por los resultados y no por la forma de elegir a sus gobernantes.

Ochocientos millones de chinos salieron de la pobreza en los últimos 40 años; la esperanza de vida pasó de 35 a 68 años; de las 600 patentes reconocidas sobre inteligencia artificial, 473 son chinas; el nuevo aeropuerto de Pekín, diseñado para recibir 100 millones de pasajeros cada año, opera con inteligencia artificial e identificación mediante reconocimiento facial; tres taikonautas (viajeros del espacio chinos) llegaron a la cara oculta de la Luna, hito de la exploración humana del universo.

China, con su historia y civilización, volvió a ser el imperio que siempre ha sido, y con Colombia, un país rico con una economía pequeña, tiene una buena pero deficitaria relación. Es nuestro segundo socio comercial, con una balanza a su favor de US$ 7.000 millones de dólares.

Para servir la mesa de 1.400 millones de personas que viven en la economía más importante del mundo, se necesita que la oferta de comida se duplique en poco tiempo, y Colombia, en primerísimo lugar, según afirmación de las Naciones Unidas, es uno de los llamados a atender esta demanda. Desarrollar la agroindustria nacional e incrementar la exportación de alimentos procesados a China permitiría equilibrar la balanza comercial y alcanzar un fuerte crecimiento de la economía nacional. Es la ruta a seguir.

Si los nuevos gobernadores y alcaldes promueven, estimulan y modernizan la economía campesina familiar, 15 millones de colombianos que viven del campo alcanzarán su estado de bienestar.

Posdata. Bellos recuerdos y fuerte abrazo a los 26 compañeros y cómplices de esa espléndida aventura por la tierra china.

889390

2019-11-04T00:00:42-05:00

column

2019-11-04T01:00:02-05:00

[email protected]

none

La vieja nueva China

20

3760

3780

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columna del lector

Paro por la vida y la justicia social

De víctimas a combatientes

La estrategia de EE. UU. en Siria

De la precariedad vive nuestro sistema político