Por: Cartas de los lectores

La voz de la mayoría

Quiero dirigirme a ustedes con el fin de solicitarles que sean la voz de una mayoría que no tiene voz, ya que sus representantes en el poder civil, eclesiástico, judicial, no hablan porque les da pena; porque pierden el puesto y estatus si contradicen a sus superiores; porque no les interesa lo que le pase a la humanidad, o porque temen perder votos.

Explicado el por qué no tenemos representantes aunque somos la mayoría, paso a preguntar: ¿en dónde están los derechos de las mayorías? Porque los derechos de los grupos que son minoría sí tienen sus representantes. No quiere esto decir que los derechos son para unos y no para otros, todos tenemos los mismos derechos siempre y cuando no se lesionen ninguno de los grupos.

A continuación me refiero a algunos grupos.

1. Al grupo que quiere el aborto. ¿Y los que no lo queremos, que somos la mayoría?

2. Al grupo que quiere que se apruebe la adopción de niños por parejas del mismo sexo sin interesar el daño de comportamiento que sufran los niños. ¿Y los que no estamos de acuerdo, que somos la mayoría?

3. Al grupo que quiere retirar a Jesucristo (Cristo) de todos los lugares. ¿Y los que amamos a Jesús y nos gusta recordarlo, que somos la mayoría?

4. A los que quieren dañar la Séptima, porque se les ocurrió acabar tantos patrimonios históricos pasando el Transmilenio. ¿Y los que queremos que se conserve la Séptima y que la pongan más hermosa para los bogotanos o los que nos consideramos bogotanos, que somos la mayoría?

5. A los que les gusta la pornografía en televisión (ahora llamada arte), sin importarles los niños. ¿Y a los que no nos gusta porque daña la mente de los niños y que somos la mayoría?

6. A los que ven el abuso sexual contra los niños y que no permiten cadena perpetua. ¿Y los que pensamos que estos delincuentes, desadaptados y enfermos deben ser encerrados de por vida en cárceles, o sanatorios mentales y somos la mayoría?

Son sólo ejemplos de grupos pequeños que hacen que la mayoría acepte o haga lo que ellos quieren y a los demás les dicen “por bobos, para qué se dejan o para qué lo hacen” y como tienen el poder del conocimiento, la política, el dinero, entonces la mayoría debe someterse a cosas que lesionan su integridad como ser y como ciudadano. Como ven, no tenemos quién nos represente, así seamos el grupo mayoritario que elegimos y sostenemos con nuestros impuestos y ayuda, porque con nuestros pequeños aportes y votos hacemos la mayoría.

Beatriz Díaz Carrillo. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

La amistad de Trump y Putin

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores