Por: Mario Fernando Prado

Ladrándole a la luna

Como el alto consejero para las regiones, David Luna, se vino lanza en ristre contra este servidor y quiso demostrar que el Valle del Cauca ha recibido del presupuesto nacional el oro y el moro, y ponerle fin a la discusión, les comento que no sólo me reafirmo en mi columna del pasado viernes, sino que, además, agrego las siguientes cifras que hablan por sí solas y que resultan irrefutables:

Del año 2007 al año 2014, el crecimiento real de inversiones por algunos departamentos varió así: Cundinamarca, 123%; Santander, 86%; Atlántico, 77%; Antioquia, 57%, y Valle del Cauca, 43%.

Si lo anterior se compara con las otras 32 regiones, el crecimiento real del Valle sólo supera a Arauca (37%), Quindío (37%), La Guajira (27%) y Tolima (25%), departamentos que no tienen ni la cantidad de habitantes ni hacen los aportes al fisco nacional que religiosamente entrega este departamento año tras año.

Insisto en la inversión per cápita: Santander ($774.864), Cundinamarca ($629.726), Atlántico ($513.197), Antioquia ($444.297) y Valle del Cauca ($412.773).

Lo anterior se traduce en que hay proyectos de importancia en el Valle del Cauca que no se ven reflejados plenamente en el presupuesto de inversión para el Valle en el año entrante, tales como el búnker de la Fiscalía de Cali, el aeropuerto de Santa Ana, los estudios para la conexión Pacífico-Orinoquia y el bilingüismo (el presupuesto de educación no contempla partidas orientadas a esta necesidad prioritaria).

Finalmente, aunque hay proyectos que están en el presupuesto nacional, requieren más recursos financieros. Ellos son: la doble calzada Buga-Buenaventura, cuyo valor total es de un billón de pesos y que al paso que vamos quedará lista para 2018; la modernización del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, que requiere 65.000 millones adicionales entre 2014 y 2015, y la infraestructura educativa, a la cual se le están destinando tan sólo $16.836 millones, siendo que lo que se necesitan son $512.620 millones.

Entonces, señor comisionado para las regiones: ¿quién es el que está en la luna, usted o yo?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Una ministra excepcional

El Hotel Estación, abandonado

El Cauca no puede solo

Alta Consejería para el Pacífico

La caucanización del Valle