Por: Hernán Peláez Restrepo

Las ayudas

Jean Cocteau, polifacético artista francés, dijo hace años: “El fútbol es el disfraz dominical de los poetas pobres”. Acomodando la frase al presente, ya no es solamente dominical, sino un alimento espiritual y visual durante todos los días de la semana. Sin embargo, observando las dos primeras jornadas del campeonato nuestro, el público está remilgado para ir a los estadios. Por supuesto hay excepciones. Bastaría conocer la cifra de asistentes al Nacional-Equidad, donde más de 18.000 pagaron su ingreso.

Pero le corresponde a la Dimayor, organizadora de los eventos, planear mejor los calendarios. El Deportivo Pereira, que tiene voto, pero no voz influyente, jugó las dos fechas actuando como visitante. Jugó en Medellín y después visitó al Alianza, porque su estadio tenía compromisos con el Preolímpico. ¿Por qué no le aplazaron el juego unos días? Las respuestas son conocidas, compromisos de TV y nada más. Ahora bien, demostrado está que los genuinos seguidores son los que van a donde sea y como sea a ver a su equipo.

Y ahora quisiera ofrecer algunas ayudas a los equipos. Lo del tal promedio, un adefesio copiado a rajatabla de Argentina, significa un calvario para los dos equipos que ascienden, pues llegan con una mochila llena de puntos negativos. Ya se palpa que Pereira, Chicó y por añadidura Jaguares están sentenciados.

Sé, porque me lo comentó Nacho Martan, del Cortuluá, que más de una vez él ha pedido en las asambleas revisión de ese castigo y nadie le ha parado bolas. Y es un círculo vicioso donde se anidan los egoísmos de los presidentes o representantes de equipos. El tal juego limpio ni en las curvas se ve en estos casos.

Pasando a lo exclusivamente futbolístico, la moda es contar con tres delanteros, así no se tengan ni jugadores ni fundamento táctico para hacerlo. Siempre hubo en Colombia delanteras exitosas de tres. Cómo no recordar aquellas de Torres-Scotta-Benítez, Willington-Irigoyen-Convertti o Nelson Gallego-Ramón Gómez-Toño Ríos. La diferencia con el presente es que se quiere y no se logra, por carecer del tipo de jugador requerido para ese plan de ataque. Copiar por copiar de nada sirve.

Ayron del Valle-Ortiz-Zapata o Pisano-Rangel (Ramos) y Vergara. No hablo de Nacional, porque aún no estabiliza Osorio esa línea. Otros buscan equilibrar el caso con dos delanteros. A Júnior le falta un extremo derecho para unirse a Borja y Cetré cuando regrese de la selección.

Es muy temprano y falta camino por recorrer, pero ya es hora de que los técnicos diseñen lo que pretenden, especialmente en ataque, porque el ataque es el encargado de recaudar puntos.

902502

2020-02-01T22:00:00-05:00

column

2020-02-01T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Las ayudas

10

2746

2756

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Los llamados

A ganar

Los 30...

La brecha

La tentación