Por: Columnista invitado

Las bazas del gobierno griego

Los que esperaban una montaña rusa de noticias y de reacción de los mercados en las primeras dos semanas del nuevo gobierno griego no habrán quedado decepcionados, pero las decisiones sobre los temas de fondo —alivio para la deuda, fijación del esfuerzo fiscal y sobre todo la continuación de las reformas— están todavía por definir, y se despejarán probablemente en los próximos días o semanas.

En el primero de los dos temas de fondo —deuda pública— había margen para la convergencia, más allá de que el tono de las negociaciones no sea ahora quizás el más propicio para conseguirlo. En los últimos meses, los países de la Eurozona han dado señales de estar dispuestos a mejorar las condiciones de los préstamos (plazos más largos, tipos de interés menores) y el ministro de finanzas Varoufakis, al renunciar a hacer un recorte del nominal de la deuda, se acerca a esa posición.

Sobre el ajuste fiscal, el ministro griego ha propuesto mantener un superávit primario (descontando el pago de intereses) de un 1% o 1,5% del PIB, frente al 4,5% requerido a partir de 2016 según el programa de la Troika. La diferencia es importante, pero posiblemente se pueda alcanzar un acuerdo sobre algún punto intermedio.

Hay margen de maniobra para financiar las lógicas medidas contra la pobreza que el Gobierno quiere financiar, incluyendo una reforma fiscal que suponga una fuerte reducción del fraude fiscal, que sigue siendo muy elevado en Grecia, y que es algo en lo que el Eurogrupo estaría también muy interesado.

Por último, en el tema de las reformas va a ser más difícil encontrar una solución intermedia. Los ministros griegos anunciaron en los primeros días varias medidas de aplicación inmediata, incluyendo, entre otras, una subida del salario mínimo a los niveles precrisis (751 euros al mes frente a los 585 actuales), la restitución de la paga de Navidad a las pensiones de menos de 700 euros, la reincorporación de trabajadores despedidos en el sector público y la paralización de las privatizaciones previstas.

El primer ministro griego ha confirmado en su discurso de este fin de semana muchas de las propuestas iniciales, lo cual no va a facilitar las negociaciones con el resto del Europa.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

La importancia de investigar sobre malaria

Razones para no votar a ciegas

Una reforma urgente y necesaria

La resistencia colombiana

Pizano, el testigo “neutralizado”