Por: Mauricio Botero Caicedo

Las cifras alegres de Oxfam

AIDA PESQUERA, DIRECTORA EN COlombia de la ONG Oxfam, al presentar el informe de dicha organización, afirma: “Desde la crisis de 2008 crece la ansiedad de las grandes compañías por adquirir tierras, y en Colombia el 40% del territorio se encuentra bajo algún tipo de contrato con multinacionales, sea para la agricultura, los biocombustibles o la minería”.

Vamos por partes: según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el territorio nacional cuenta con 114 millones de hectáreas. El 40% de dicha extensión, 45,6 millones de hectáreas, es la cifra que maneja doña Aida. En agricultura hay 4,3 millones de hectáreas, de las cuáles sólo entre un tres y cuatro por ciento es inversión extranjera directa. Entonces, insinuar que un 40% de la tierra agrícola en Colombia esté bajo ‘control’ de las ‘multinacionales’ es un mito. Otra cosa muy diferente es que parte importante de la producción de algunos productos, como el aceite de palma, el banano, el azúcar, el café y las flores tenga como destino la exportación y el manejo de los mercados externos se lleve a cabo por empresas ‘multinacionales’ en los respectivos sectores. ¿Será que doña Aida asume que las ‘multinacionales’ que comercialicen estos productos por definición tienen el control de estas tierras?

En relación con los biocombustibles, de las 500.000 hectáreas sembradas en caña (para panela y azúcar), alrededor de 60.000 se utilizan en producción de etanol. En la ‘palma’, de las 350.000 hectáreas en producción, sólo se utilizan entre 100 mil y 120 mil en la producción de biodiésel. Todo el biocombustible que se produce en Colombia va para consumo interno y la participación de las multinacionales en el sector es inexistente.

Por último está el tema de la minería, donde se ha tejido una leyenda negra con base en mitos y malentendidos. De acuerdo con un reciente informe del anterior ministro de Minas y Energía, “en Colombia existen hoy 9.400 títulos mineros, que cubren 5,6 millones de hectáreas. De éstos, 3.760 están en explotación y abarcan cerca de 2,1 millones de hectáreas, un área cercana al 1,8 por ciento del territorio nacional. No toda el área de un título minero en explotación se utiliza en minería. En Chile, en promedio, el 6 por ciento del área de un título en explotación está intervenido; en Perú es el 8. En Colombia todavía no tenemos un dato preciso —se está haciendo un estudio que se entregará en mayo del año entrante—, pero debe ser menor, ya que la mayoría de la minería en Colombia es subterránea, mientras que en Perú y Chile se desarrolla a cielo abierto. Aun usando la cifra de 8 por ciento de impacto sobre el área de un título en explotación, en Colombia nos daría una cifra total de área de superficie intervenida por la minería de 168.000 hectáreas o el 0,14 por ciento del territorio nacional. Es decir, menos de lo que está sembrado en plátano en el país”.

En resumen, fuera de la inversión extranjera directa en tierra agrícola, que no llega a 200.000 hectáreas; la inexistencia de participación de las multinacionales en el campo de los biocombustibles; y asumiendo que el 80 por ciento de la minería está en manos de las ‘multinacionales’, la cifra real de área intervenida no llega a las 450.000 hectáreas, o sea menos del 1 por ciento de los 45,6 millones de hectáreas que menciona doña Aida. Aún asumiendo que la mitad de la producción agrícola se exporta a través de ‘multinacionales’, esta cifra cobija como máximo a 2,2 millones de hectáreas, menos del 5% de las alegres cifras que maneja doña Oxfam. ¿De dónde y por qué sacarán doña Aida y Oxfam cifras tan alegres? ¿Ignorancia? ¿Mala fe? ¿Agenda oculta?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Botero Caicedo