Por: Yohir Akerman

Las condecoraciones

Varios encuentros oficiales, dos visitas a Brasil, unas condecoraciones, muchas fotos y un gran contrato son el eje de esta historia en donde es importante seguir la complicada línea de tiempo. Empecemos.

El 14 de julio de 2008 el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez recibió al gerente general de Odebrecht en Palacio.

Una fotografía evidencia la reunión en el Salón Obregón de la Casa de Nariño en la que, a un lado de la mesa, se encuentran el mandatario y el entonces ministro de Minas, Hernán Martínez Torres. Al otro lado, Marcelo Odebrecht, el entonces superpoderoso de la compañía brasilera, junto al señor Luiz Antonio Mameri, el ejecutivo que, después se descubrió, autorizaba los sobornos para América Latina. En medio de la mesa, un mapa de Colombia como si se tratara de un ponqué para repartir. (Ver Foto con Odebrecht y Mameri).

Solo siete meses después, el 16 de febrero de 2009, la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp) condecoró al entonces presidente Uribe Vélez con la Medalla al Mérito. Importante mérito.

Uribe llegó al recinto a las 3:15 p.m. y fue recibido por, nada más y nada menos, el señor Marcelo Odebrecht, con el fin de darle el reconocimiento a la gestión en beneficio del desarrollo económico de Colombia. (Ver Foto con Odebrecht y Skaf).

La distinción le fue entregada por el presidente de la Federación, Paulo Skaf, en una ceremonia en la que el mandatario aseguró que el interés de Colombia era lograr “una gran integración” con los empresarios de Brasil. Esa integración, en algunos casos, fue exagerada como quedó en evidencia y las consecuencias de la corrupción las seguimos pagando. (Ver Video 1).

Otros siete meses después, el 17 de septiembre del mismo año, el Gobierno recibió en el mismo Salón Obregón de la Casa de Nariño al señor Odebrecht por segunda vez.

Como se ha reportado antes en esta columna, al encuentro, registrado por el noticiero del Palacio de Nariño, asistieron, además del ahora expresidente Uribe y el hoy preso Marcelo Odebrecht, el entonces alto consejero para la Competitividad y las Regiones, Miguel Peñaloza, vinculado por la Fiscalía al caso de la multinacional, y el entonces viceministro de Transporte, Gabriel Ignacio García Morales, ahora preso por recibir sobornos de Odebrecht. (Ver Foto de Sala de Prensa).

Sin embargo, como lo publicó el periodista Julián Martínez en Noticias Uno, una cosa que no mencionó el noticiero de Palacio de Nariño es que a la reunión también asistió el exministro Andrés Felipe Arias, quien en ese momento ya era precandidato presidencial por el Partido Conservador. (Ver Foto de Arias en la reunión en Palacio).

Arias anunció su aspiración presidencial el 7 febrero de 2009 cuando dejó de ser ministro de Agricultura. Seis meses después, fuera del Gobierno, asistió a esta reunión con Odebrecht, hoy condenado a 19 años por pagar sobornos a políticos a cambio de contratos de infraestructura. (Ver Injusticias).

Fue en la misma época de la reunión en Palacio cuando el exviceministro García Morales recibió los 6,5 millones de dólares que le pagó Odebrecht como soborno.

Sigamos.

Un mes después de esa reunión, la condecoración fue al revés. Como lo publicaron los periodistas Diana Salinas, David Tarazona y Claudia Báez en un completo y serio informe en el medio Cuestión Pública, el presidente Uribe viajó de nuevo a Brasil del 18 al 19 de octubre para participar, otra vez, en un evento de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo. (Ver Video 2).

Durante esa visita oficial, Uribe condecoró a Paulo Skaf, presidente de la Fiesp, en la famosa puerta giratoria de premios en la que tú me condecoras y yo te condecoro. (Ver Fotos de condecoraciones).

“La integración entre los pueblos no se hace por generación espontánea, necesita personas que la construyan. Usted ha sido un gran constructor de la integración entre Brasil y Colombia. Le agradecemos de corazón, necesitamos que siga su tarea”, dijo el mandatario al imponer la Orden al Mérito en el Grado Comendador a Skaf.

Escasos ocho días después de esa segunda visita de Uribe a la Fiesp, el 27 de octubre se abrieron en Colombia los sobres de los tres consorcios participantes para el tramo II del proyecto Ruta del Sol, entre los cuales se encontraba el consorcio formado por Odebrecht. (Ver Encuentros).

Solo dos meses y medio después de eso, el 14 de enero de 2010, el Gobierno del presidente Uribe Vélez firmó el contrato con la brasilera para la construcción del importante proyecto.

Finalmente, el expresidente Uribe y Luiz Mameri se encontraron el 8 de abril del 2010, en el Foro Económico Mundial en Cartagena. En la foto del archivo de Presidencia, se ve también a Luiz Bueno, el superintendente de Odebrecht para Colombia, y a la actual ministra de Trabajo, Alicia Arango, quien entonces era secretaria de la Presidencia. (Ver Foto con Bueno y Mameri).

Terminemos.

Como lo estableció Cuestión Pública en su informe, entre julio del 2008 y abril del 2010 existieron múltiples encuentros en los que coincidieron y se reunieron los ejecutivos de Odebrecht con el gabinete de Uribe, pero volvamos a la condecoración de Skaf.

El decreto expedido por el Gobierno de Uribe señala que Paulo Skaf no solo permitió fortalecer las relaciones comerciales, impulsando el desarrollo mediante proyectos de inversión entre empresas de los dos países, sino que, además, contribuyó de manera notable al acercamiento cultural.

Y qué cultura.

Skaf terminó involucrado en grandes giros de dinero que Odebrecht entregó al Movimiento Democrático Brasileño con el fin de seguir consiguiendo contratos.

No solo eso, el brasileño José Eduardo Cavalcanti de Mendonça, conocido como Duda Mendonça, confesó en colaboración con la Procuraduría de su país que, por medio de sus cuentas en Suiza, Odebrecht le giró a Paulo Skaf por lo menos cuatro millones de reales, más o menos 3.600 millones de pesos, para apoyar la campaña de Skaf en el 2014 a la Gobernación del estado de São Paulo.

Ese mismo año la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga fue asesorada por Duda Mendonça quien, según W Radio, fue presentado al candidato por directivos de Odebrecht.

Ante eso Zuluaga dijo claramente en un comunicado que “por intermedio de Odebrecht, establecí contacto con Duda Mendonça, y reitero que la campaña acordó el pago de $2.438’455.038 por servicios de asesoría estando ese dinero debidamente registrado en la contabilidad”. (Ver El asesor).  

De eso no hay dudas. Pero la cercanía que tuvieron los representantes del Gobierno de Uribe con personas como Mendonça, Mameri, Skaf y el mismo Odebrecht sí deja mucho que desear de su criterio para contratar y, especialmente, para condecorar.

@yohirakerman

[email protected]

850412

2019-04-14T00:00:42-05:00

column

2019-04-14T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

Las condecoraciones

19

9004

9023

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Dinámica política

El instigador

Fotografías

Sacrificio

El muro de la vergüenza