Por: Lisandro Duque Naranjo
Lo divino y lo humano

Las doñas del Centro Democrático

Me parece apenas lógico que entre dos de las senadoras del Centro Democrático (CD), María Fernanda Cabal (MFC) y Paloma Valencia (PV), se estén comenzando a tirar raya. Quizá desde antes ellas se repelían, aunque se las habían ingeniado para que no se notara. Pero les ha llegado ya la hora de destaparse: en solo un mes, cada una ha tenido una posición contraria a la de la otra en iniciativas dentro del Congreso, la primera vez a propósito de si debería haber una sala aparte en la Corte Suprema para juzgar a militares implicados en conductas ilícitas (verbigracias falsos positivos, asuntos de esos), o si lo preferible era aumentar el número de magistrados en la corte. El hecho es que tanto MFC como PV encabezaron propuestas enfrentadas al respecto. No sé quién ganó, o tal vez todavía no sea tiempo de saberlo y ojalá nunca se apruebe nada de eso. La otra ocasión fue con motivo de la elección de presidente de la Comisión Quinta del Senado. MFC votó por el candidato Santiago Valencia, del CD, quien con ese apoyo obtuvo el triunfo, y PV, que era candidata al mismo rango, se mostró muy molesta con su copartidaria, pues a ella también le había prometido el voto. Después, obviamente, se agarraron a trinazos. Ahí no hay bala perdida.

Ahora se muestran opuestas apenas por bagatelas, pero sus discordias pueden escalar cuando estemos cerca de las elecciones presidenciales, pues ambas son mujeres alfa y en sus contiendas —con mayor razón si tienen similitudes de temperamento y de clase— no van a escatimar intrigas para doblegar a la otra. De momento, MFC ha comenzado a deslindarse de su rival, con la zancadilla arriba anotada, justo después de que PV se le adelantó en las pretensiones de candidatura presidencial. Las otras parlamentarias del CD, uribistas beta o de gama media —algo que nunca supo leer la efímera candidata a la Alcaldía Ángela Garzón, que se creyó de la pesada ganadera de este país y terminó llevando—, deben estar cruzándose apuestas con su lenguaje de gallera. Que quizá para eso sí se juntarán entre ellas, pues habrán notado los lectores que en el CD no es “a lo bugueño”, hombres con hombres y mujeres con mujeres, sino que a los tipos los tienen como edecanes. Discúlpenme las feministas este análisis sexista, pero es que me pudo. Por su lado, obviamente, está el patriarcalismo finquero de los varones del CD, que logra que el exabrupto en ese partido sea unisexo. Incluso hay una congresista que no se quita un sombrero de esos para marcar reses, lo que le da al Salón Elíptico una sazón de restaurante llanero.

Si fueran ciertos mis pálpitos sobre la previsible competencia por la candidatura presidencial entre MFC y PV, los signos serían peor de adversos para este país que hasta ahora, pues asistiríamos a la eventualidad de que un par de “doñas Bárbaras”, de antiguo linaje ambas e insaciables de más tierras y vacas que las que les dejaron, cuatreriando en las notarías, sus tatarabuelos abigeos, se crean con esperanzas de apelar al apoyo popular para convertir la república en un establo.

Ahí están las dos preparando sus aceros. Como la primera en lanzarse fue PV, imaginémonos su gobierno por lo último que ha dicho: “No hay nada de ilegal en darles subsidios a los ricos”. Y lo del muro en el Cauca podría permitir que Popayán se convierta en lo que dicen sus cartillas turísticas: “La jerusalén americana”.

876705

2019-08-19T00:00:50-05:00

column

2019-08-19T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Las doñas del Centro Democrático

34

3503

3537

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lisandro Duque Naranjo

En caída libre

Estaba cantado

Los abogados de Álvaro Uribe Vélez

Operación “Uribito”

La vuelta al mundo