Por: Mario Fernando Prado

Las Farc y las cucarachas

DURANTE EL RECONOCIMIENTO que hicieran los vallunos a las Fuerzas Militares el pasado martes, organizado por la Unidad de Acción Vallecaucana, el Ministro de Defensa dejó clara su posición irreconciliable con las Farc.

Además de que garantizó que jamás, mientras fungiera como Ministro o tuviese alguna influencia, habrá despeje en Florida y Pradera, comparó a las Farc con las cucarachas.

Palabras más, palabras menos, expresó que a este grupo armado hay que darle hasta acabarlo, porque es como las cucarachas, que uno las pisa hasta creerlas muertas, pero que al otro día va a ver y se han ido.

Ello significa que para Santos la única opción con las Farc es destriparlas, definitiva manera de que las cucarachas se mueran del todo.

La guerra, pues, del candidato, diré, precandidato, o mejor del Ministro, es hasta lo último. Hasta el exterminio total, o mejor, hasta la solución final.

Con el símil de Santos con las cucarachas quedó notificado el país. Si llega a la Presidencia no habrá acuerdos humanitarios, ni ceses unilaterales o bilaterales, ni menos diálogos, treguas o amnistías. Será el Presidente de la guerra, dirá él, para lograr la paz definitiva.

Santos, político ambicioso, no se anda con medianías y está decidido a gastar hasta los últimos cartuchos, no ya en debilitar, acorralar o postrar a la guerrilla. Su consigna es liquidarla antes que reducirla. Los colombianos que quieran entonces borrar del mapa a estos insurgentes, que vayan preparando el tarjetón para votar por él.

¿Le alcanzará su Ministerio para lograr su cometido? ¿Lo dejará Uribe empuñar con mayor ahínco la que también ha sido su bandera? ¿Será esta posición intransigente la estrategia de su campaña? ¿Quedará con él alguna cucaracha viva en nuestra geografía?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Tercera terna para Buenaventura

Se la montaron a Ubeimar

La militarización de Buenaventura

Peleas de compadres

¿Más de lo mismo?