Por: Luis Carlos Vélez

Las molestias de Trump con Duque

En la Casa Blanca no saben a ciencia cierta si Colombia está con EE. UU. 100 % o si es una relación conveniente y no comprometida. Aunque de dientes para afuera las afirmaciones son de fidelidad y ayuda, el sentimiento en el círculo más cercano del presidente Trump es de confusión y molestia.

La principal evidencia de que las cosas no están del todo bien es el comunicado casi críptico de la llamada certificación emitido por la propia Casa Blanca. El documento de principios del mes califica al país como “socio con idea afín”, sin utilizar un solo adjetivo para destacar cualquier otro atributo de la relación entre las dos naciones. Lo escueto de la descripción va de la mano de las ya múltiples oportunidades en que el mandatario estadounidense se refiere al presidente colombiano como “un buen tipo”, pero que “no ha hecho nada por nosotros”.

Fuentes de la Casa Blanca y allegados a los círculos de poder de Washington ya le han hecho conocer de primera mano esta información al Gobierno colombiano y han destacado dos hechos principales como los que tienen desinflado al grupo de Trump sobre Iván Duque: su falta de acción concreta en Venezuela y sus acercamientos a China, incluida su reciente visita de Estado.

Sobre Venezuela trasciende que al Gobierno colombiano le ha faltado acción y determinación. Se destaca la vehemencia verbal y política que ha tenido el canciller, Carlos Holmes, pero hay muchos cuestionamientos sobre la manera en que a “las palabras les ha faltado convertirse en acciones” precisas para actuar contra el gobierno de Maduro, lograr pequeñas victorias o simplemente enviar mensajes contundentes con hechos al régimen de Venezuela. Simplemente en la Casa Blanca no se reciben mensajes de “poner dinero donde está la boca” y eso tiene confundidos a quienes le han vendido la idea a Trump de que Colombia está en la lista de los más interesados en ver a Maduro fuera del poder. Dicen que “Colombia quiere ver el jarrón roto, pero que no está dispuesto a romperlo”.

Sobre China el capítulo es más complejo. Para Washington no pasó desapercibida la visita de Estado que realizó el presidente Iván Duque a Xi Jinping en Beijing, ni mucho menos el mensaje de que Colombia quiera ser la “golden gate” de la relación comercial entre China y América Latina. De hecho, esto ha caído peor de lo esperado en momentos en que precisamente Estados Unidos libra una pelea comercial a muerte con China, lo que incluso ha llevado a la volatilidad de los mercados internacionales y desatado la ansiedad de una recesión global. Para los ojos de algunos, Duque le está prendiendo una vela a Dios y otra al diablo. Sobre este tema lo que más preocupa es el asunto de la tecnología, bandera de Colombia, ya que las autoridades norteamericanas mantienen investigaciones y hasta embargos a empresas chinas por considerarlas máquinas de espionaje y potencial arsenal cibernético. Se trata de un tema de gran sensibilidad, teniendo en cuenta que en nuestro país hay grandes licitaciones de sistemas que tienen proponentes chinos directos o vía terceros. Un caso sería el de la millonaria contratación del SENA con la empresa de tecnología Huawei, con la que ya se han firmado varios acuerdos macro en el pasado y que ha sido duramente cuestionada por la Procuraduría en los últimos días.

Afortunadamente para el país, Ivanka Trump visitará Colombia a principios del próximo mes. La hija del mandatario estadounidense aceptó una invitación que le hizo a principios del año la vicepresidenta de nuestra nación, Marta Lucía Ramírez. Es conocido que Ivanka es una de las principales asesoras del mandatario y que ella representa una de las vías más directas de llegarle al corazón y la razón del jefe de Estado. Será determinante que su visita trascienda de los eventos y fotos tradicionalmente reservados para las hijas o esposas de los dignatarios para introducirla de primera mano, prácticamente con altura presidencial, a los verdaderos temas de coyuntura nacional. Por ahora ella es la única manera que tiene Colombia y Duque de romper esa peligrosa y mal manejada ambigüedad.

Le puede interesar: "Uribe y su cita con la Corte Suprema por soborno y fraude procesal"

876709

2019-08-19T00:00:39-05:00

column

2019-08-20T16:11:34-05:00

[email protected]

none

Las molestias de Trump con Duque

32

4594

4626

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Vélez

Se atornilló Maduro y Colombia está sola

Gracias, “Iván Márquez”

La verdad en tiempos de las emociones