Por: Felipe Zuleta Lleras

Las peleas de Claudia

Nuevamente esta semana la exsenadora Claudia López arremetió en contra del gobierno del presidente Duque porque, según ella, le ha hecho conejo al país en lo que tiene que ver con el trámite de los proyectos de ley anticorrupción, producto de la mesa de trabajo que se instaló después de la fracasada consulta del pasado 26 de agosto. Incluso ha dicho que el presidente engavetó los proyectos mencionados.

Siendo una mujer valerosa y estudiosa, lo cierto es que su actitud empezó a generar una protesta por parte de algunos congresistas, quienes han sostenido que no se van a dejar dar órdenes de Claudia y, mucho menos, dejarla que utilice su bandera anticorrupción con fines políticos. Por supuesto que muchos de los mal llamados padres de la patria, para no aprobar algunas de las normas que traen los proyectos presentados por el Gobierno, van a seguir echándole la culpa a López.

Como si eso no fuera suficiente, Claudia también arremetió en contra de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez. La ministra ha explicado claramente en qué va cada uno de los proyectos y las razones por las cuales no les han dado mensaje de urgencia. Entre ellas, que al hacerlo se cambia la agenda legislativa. Ahora bien, acusar al presidente y a la ministra de conejeros no es más que una frase mediática e injusta. Duque desde que era candidato y, ahora como jefe de Estado, ha demostrado estar seriamente comprometido en la lucha contra la corrupción. Empezando por la que genera la mermelada que durante años recibieron los congresistas y que al no tenerla hoy los tiene tan molestos.

La exsenadora se apropió de la consulta anticorrupción y presumo que ella de verdad cree que los más de 11 millones de votos son de su propiedad, como Petro cree que las marchas de los estudiantes eran en su apoyo.

Definitivamente los políticos pierden la cabeza bastante seguido, pues al final esas conductas, como la de Claudia y Petro, lo que demuestran es la indebida politización de temas, como la lucha anticorrupción y la educación, que son de todos los ciudadanos.

El Gobierno se la está jugando a fondo en sacar adelante estos proyectos y, al final del día, es el Congreso el que tiene la última palabra. De no ser aprobados, los colombianos debemos apuntar nuestros dedos contra los congresistas y no contra el presidente y su ministra del Interior. Corren los días y de no aprobarse en este período de sesiones algunas de las normas que modificarían la Constitución, las reformas mueren.

Por último, conviene recordar una verdad práctica, y es que la consulta anticorrupción no pasó, por lo que no tiene efectos legales precisos. Otra cosa es que es una expresión popular importante que debería sí ser escuchada por los legisladores.

Notícula. Hace una semana escribí sobre el consejero presidencial Álvaro García y sostuve que estaría envenenando al presidente. Esta semana hablé largo con él e intercambiamos algunas ideas. Queda claro que no andaba haciendo travesuras.

 

También le puede interesar: “¿Le alargarán el periodo a Peñalosa, Char y los demás alcaldes?”

820433

2018-10-28T00:00:40-05:00

column

2018-10-28T17:52:17-05:00

[email protected]

none

Las peleas de Claudia

21

3448

3469

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Libertad y orden

Los niños de la guerra

Los retos de Claudia

Duque es el nuevo saco de boxeo

Nuestra democracia secuestrada