Por: Óscar Sevillano

Las sillas del TransMilenio para las mujeres

Si el hecho de que las mujeres sean las únicas en utilizar  las sillas del TransMilenio sirviera como solución al problema del acoso de algunos hombres que les miran con intenciones mal sanas, bienvenida la iniciativa. Lastimosamente esto no ayuda en nada a remediar esta situación.

Me da la impresión de que el autor de la iniciativa en el Concejo de Bogotá, el “brillante y lúcido” Marco Fidel Ramírez, no conoce el funcionamiento del Sistema TransMilenio, ni se ha bajado de la camioneta que le dota el Estado para sus traslados como garantía de seguridad personal. Veo que tampoco se ha tomado la molestia de darse a la tarea de participar en la vida ciudadana de Bogotá, utilizando los buses articulados como medio de transporte.

Si lo hubiese hecho, tan solo una vez, se habría dado cuenta de que así se obligue a los hombres que van sentados al interior del buses articulados a ceder las sillas al sexo opuesto, esta medida sería insuficiente, porque el número de asientos no alcanzaría para todas las mujeres.

Pero suponiendo que en alguna ocasión se dé la posibilidad de que de que solo las mujeres que se encuentren dentro del articulado utilicen los asientos, ¿Qué pasaría si alguna persona del sexo masculino no se encuentre bien de salud y necesariamente deba ir sentado?; que se encuentre también un hombre que como consecuencia de su jornada laboral vaya supremamente cansado y necesite un asiento; ¿qué hacemos con los menores de 10 años, en este caso los niños?

Iniciativas como estas, que solo pueden venir de un político que se dedica a hacer y decir payasadas como es el caso de Marco Fidel Ramírez, no deberían ni discutirse, porque la solución para que exista un buen comportamiento ciudadano, se encuentra en campañas sociales que incentiven el buen trato hacia los demás y el respeto de parte del hombre hacia las mujeres.

No entiendo como el Consejo de Bogotá aprueba estas ideas. ¿Es que acaso no pensaron que pueden existir situaciones como las ya mencionadas que hacen que no se pueda pensar en una solución que beneficie únicamente un grupo poblacional?

Podrá Marco Fidel decir que su iniciativa es buena, y seguramente lo será en la medida en que le genera exposición en los medios y lo hace ver como un político que se preocupa por el beneficio de las mujeres, pero lo que no puede decir es que es una propuesta efectiva para la ciudad, porque no lo es.

Estoy de acuerdo con que hay que proteger a la mujer y hacerla respetar de aquellos hombres que valiéndose de la aglomeración en el servicio de transporte público en la ciudad, le miran con intenciones mal sanas, pero lo que si no comparto es que se haga populismo con un problema que ellas a diario deben soportar al interior del TransMilenio.

Cambiando de tema, me uno al llamado de quienes les piden a los hinchas de Millonarios y Santa fe, vivir la fiesta del fútbol en Bogotá con la mayor calma y tranquilidad, pensando en que gane quien gane, el triunfo es de la capital de Colombia.

 @sevillanojarami

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano