Por: Cartas de los lectores

Las sociedades humanas

Las sociedades humanas son simplemente una entelequia, ya que la cruda realidad está demostrando que estas vienen siendo controladas y manipuladas por pequeñas fuerzas, más que todo económicas y religiosas, con la firme intención de imponerles su voluntad, o unos objetivos trazados con el fin de obtener unos resultados determinados.

La anterior visión, y la actual realidad, da a entender que la sociedad humana, como tal, no existe, y lo que en verdad existe es una confabulación de intereses particulares persiguiendo beneficios individuales o grupales, pero no generales, provocando el actual escenario de crisis y caos, comunal y ambiental, lo que está llevando a la raza humana, y a las demás especies animales y vegetales, a la muy posible extinción.

Generándose con ello un estado de frustración y de pesimismo general, que si en el mundo no se reacciona de inmediato, va a terminar provocando la desaparición de un sueño ilusionado por una humanidad impotente, y casi indolente, que se viene y se está destrozando en las manos de unos intereses creados por pocos y para pocos.

Entonces es cuando regresamos al inicio de este análisis, o sea a recalcar que el papel que están cumpliendo las sociedades es el de comunidades pintadas en las paredes de sus realidades, concluyéndose tajantemente que no están teniendo ni cumpliendo ningún rol ni ninguna función, fuera de ser rebaños de seres supeditados a dejarse manipular y controlar, sin entender que pueden cumplir una distinta y mejor función, como la de servir de contrapeso a la ya evidente manipulación de unos pocos seres, quienes en el afán de sostener sus beneficios, o sus privilegiadas posiciones, no les está importando llevarse por delante a la humanidad, y al planeta Tierra entero, con el resto de las especies que hay en él, al también ya evidente desastre. Éste, anunciado por tantos expertos y científicos, a la par con la señalada extinción que marcan los efectos de sus perversos y estúpidos actos, ocasionada a la vez por la falta de una conciencia y de unos objetivos de carácter general, de una especie que a partir de su propia evolución estaba llamada a cumplir otro papel, distinto al de seguir indolentes un camino de explotación y consumo sin límites ni control.

Así que este llamado es para todas las personas, con la comprensión y los medios, a que reaccionemos ante esta manipulación a la que estamos siendo sometidos y que elaboremos unas nuevas pautas, o principios, donde el beneficio general tenga más importancia. No permitamos que nos sigan enfrentando: que comunistas, capitalistas o socialistas. Con eso nos han estado llevando a una estúpida confrontación.

Octavio Cruz González.

Envíe sus cartas a [email protected]

865587

2019-06-13T00:00:59-05:00

column

2019-06-13T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Las sociedades humanas

22

2856

2878

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Buenaventura, el desafío

De Iván Cepeda sobre un editorial

¿Será que en Bogotá tienen la palabra?

Dos cartas de los lectores