Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 3 horas
Por: Beatriz Vanegas Athías

Las verdades de Isabel Cristina (II)

Afirma la lideresa de Ríos Vivos de Ituango, la socióloga Isabel Cristina Zuleta, que de acuerdo a las investigaciones realizadas por este movimiento existe una relación estrecha entre la realización del megaproyecto Hidroituango de Empresas Públicas de Medellín y el conflicto armado. La relación masacre-proyecto Hidroituango que enuncia la lideresa se basa en una coincidencia histórica, es decir, en los mismos momentos en que se promueve el proyecto, ocurren los actos de violencia más cruentos en modo y cantidad. El año de inicio de la obra (2010) ocurrieron 1.480 homicidios en toda la zona de influencia que se localiza sobre el río Cauca, en el noroccidente departamental a unos 170 kilómetros de la ciudad de Medellín, y ocupa predios de los municipios de Ituango y Briceño, donde se construyeron las obras principales, y de Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Peque, Liborina, Sabanalarga, Toledo, Olaya, San Andrés de Cuerquia, Valdivia y Yarumal.

Allí sucedieron 50 masacres documentadas; datos de 2018 informan sobre 1.900 víctimas de desaparición forzada,  4.706 homicidios documentados, 3.335 víctimas de desplazamiento forzado de acuerdo a cifras oficiales. 500 familias desplazadas con violencia sin que se reconozca la violencia por desarrollo de parte del Estado colombiano, pues de acuerdo a las investigaciones de Ríos Vivos las empresas aducen que no es su misión desplazar.

Es un daño irreparable el causado en comparación con la promesa de beneficio del  17% de la demanda de energía eléctrica del país. Es un daño cultural, de los bosques, de la memoria por los muertos que fueron removidos de los cementerios pues la comunidad los rescataba del río para darles cristiana sepultura; pérdida de lo intangible: ¿cómo recuperar fotografías, enseres memorables?; pérdida de la riqueza en plantas medicinales con la destrucción del bosque; pérdida de sus oficios ancestrales porque tuvieron que pasar de ser agricultores, pescadores y barequeros a ser comerciantes informales.

Han sido muchas muertes las que han padecido los antioqueños de la ribera del río Cauca. Y la Fiscalía inició una investigación sobre la relación Hidroituango-paramilitares que no avanza, incluso la fiscal que abrió la investigación tuvo que salir amenazada de Antioquia. Hidroituango, al decir de la lideresa de Ríos Vivos, es un megaproyecto que se está beneficiando del dolor de los habitantes de la zona, no en vano entre los primeros afiches publicitarios se hablaba de “la alta viabilidad porque no hay gente en la zona”. Hay más desplazados por el megaproyecto que por el conflicto armado.

Coda. ¿Quién se cree Miguel Bosé para irrespetar de esa manera a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Beatriz Vanegas Athías

Elogio de la bicicleta

La masacre como práctica social

Volver

Canto a la hamaca

La dictadura más sangrienta