Por: Columnista invitado

Latinoamérica: pilas con nuestros jóvenes

Hernán Rincón*

Según la Unicef, el 18 % de la población mundial son jóvenes. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), hoy hay 106 millones de jóvenes latinos, el número más alto en la historia del continente. Un grupo influyente por su capacidad para liderar iniciativas que movilizan el mundo, por su conciencia social y capacidad de crítica, por su capacidad de crear y vivir en una sociedad colaborativa, capaz de liderar revoluciones o tumbar gobiernos. Los jóvenes con sus posts, hashtags, redes y blogs, dominan el panorama político y los nuevos medios de comunicación.

Bogotá será testigo en octubre de la primera cumbre mundial de jóvenes en Latinoamérica: la One Young World Summit. Un evento en el que líderes y empresarios de todas partes del mundo vendrán, no a hablar ni a presentar sus modelos de negocios, sino a acompañar a jóvenes que se tomarán nuestra ciudad para retarnos con ideas transformadoras del mundo de hoy y de mañana.

OYW debe ser un motivo para analizar si las políticas públicas de juventud coinciden con sus necesidades. Sea esta la oportunidad de preguntarnos si estamos invirtiendo en su futuro y si reconocemos su potencial en 10 o 15 años. Sea esta también la oportunidad para ser parte activa de sus propuestas, patrocinarlas y acogerlas, para que juntos podamos diseñar la América Latina del futuro.

Los jóvenes de hoy serán los millennials que irrumpan en las empresas en estos años que vienen. Es fundamental prepararnos desde ya para formarlos en un entorno aún más competitivo, donde la innovación, las industrias creativas y el emprendimiento sean fuente de crecimiento económico y generación de empleo para la región.

Según el DANE, el 26 % de la población colombiana es joven. De los 22,8 millones de empleados, seis millones son jóvenes. Sólo en Avianca, hoy el 63 % de nuestros empleados son millennials. Me pregunto si los líderes de hoy, que observamos esta creciente población, estamos bien entrenados y sabemos guiar a los jóvenes. ¿Sabemos darles las oportunidades laborales que necesitan? ¿Sabemos retenerlos, retarlos o estimularlos para ayudarlos a diseñar nuevas arquitecturas organizacionales?

Los jóvenes serán fundamentales para la supervivencia de las empresas. Como empresarios es un imperativo estratégico volcarnos hacia ellos, observarlos con atención y acompañarlos en su evolución para formarlos como los líderes del futuro. En Avianca, nuestros nativos digitales son parte fundamental de la trasformación empresarial que estamos haciendo.

En Avianca, que es la empresa más antigua volando continuamente en el mundo, nuestro reto estratégico es conciliar nuestra experiencia de 97 años con la mente vibrante, retadora y creativa que caracteriza a los jóvenes latinoamericanos. Ser ya una organización con tan alto porcentaje de talento joven nos motiva a impulsar iniciativas de transformación digital que los hagan sentir tan contentos en el trabajo como cuando resuelven en reto en juegos digitales, aprovechan un dron o analizan fuentes de datos y ven lo que otros no encuentran.

Nuestra visión de conectar al mundo con Latinoamérica va más allá de nuestros aviones. Implica también conectar generaciones. ¿Cómo sabremos que los empresarios reconocemos el papel de los jóvenes? Cuando estemos dispuestos no sólo a contratarlos sino cuando veamos en el joven de hoy al líder del mañana. Bienvenida, One Young World Summit a Bogotá. Sea este un motivo para orientar nuestra mente a los jóvenes y para pensar en la América Latina joven del futuro

* CEO - Presidente ejecutivo de Avianca.

Buscar columnista