Por: Harry Sasson

Legado francés

El fricasé (fricassée en francés) es un plato proveniente de la tradición culinaria gala y se ha extendido en el mundo occidental gracias a su sencilla y rápida preparación.

Comúnmente consiste en una especie de guiso de carne blanca con salsa a base de crema de leche y trozos de verduras como alverjas, hongos o zanahoria. Se puede preparar con pollo, con ternera, con cerdo, con conejo o con pavo, por ejemplo, con la carne siempre cortada en trozos y salteada al inicio de la cocción.

Uno de los grandes placeres de la gastronomía, para nosotros los golosos, es un buen fricasé con arroz blanco para revolver con la salsa. ¿No advierten ustedes que la mayoría de los grandes bocados, esos que realmente nos inspiran, son obra de los franceses?

En la versión que propongo esta semana utilizaremos pechuga de pavo, y aún mejor, los lomitos de la pechuga, que es la parte más tierna de este animal; los enriqueceremos con mostaza de Dijon, champiñones y alverjitas, y daremos textura a la salsa no con harina sino por medio de una reducción. Se trata de un plato de fin de semana ideal para un almuerzo sin grandes complicaciones.

Fricasé de pavo con hongos y Dijon

Ingredientes (para 6 personas)

1 kilo de lomitos de pechuga de pavo cortados en cubos
3/4 de taza de arveja tierna congelada
2 tazas de champiñones cortados en cuartos
2 cucharadas de mostaza Dijon (más o menos al gusto)
4 cucharadas de mantequilla
1 diente de ajo machacado
1/2 vaso de vino blanco
3/4 de taza de crema de leche
1 cucharadita de estragón seco
Sal y pimienta negra al gusto

Preparación

Sazone la pechuga con sal y pimienta, y sofríala en dos cucharadas de mantequilla hasta que empiece a tomar color. Retire y reserve. En la misma olla agregue las dos cucharadas de mantequilla restantes y sofría el ajo hasta que empiece a dorar, luego añada los champiñones y saltee, y finalmente haga lo mismo con las arvejas. Integre la mostaza, devuelva el pavo y revuelva bien. Agregue el vino y la crema de leche, y deje reducir hasta que la salsa tome suficiente textura. Sazone con sal y pimienta, y sirva acompañando con arroz blanco. 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá