Por: Carolina Botero Cabrera

Legislando entre "pares"

¿Puede regularse internet en forma colaborativa, entre pares (facilitando el proceso a cualquiera y no sólo a “expertos”), pensando en que su acceso es un derecho fundamental y en que es un medio horizontal, bidireccional y ubicuo?

La respuesta para la mayoría sería un rotundo no, pero Marco Civil los pondría en evidencia. Marco Civil  (http://culturadigital.br/marcocivil/) es un proyecto avalado por el Ministerio de Justicia de Brasil que busca proponer la regulación de los derechos y deberes de los ciudadanos en internet.

Marco Civil nació en 2009 como parte de una reacción de la sociedad brasileña contra el Proyecto de Ley 84 de 1999, también conocido como Proyecto Azeredo, o como AI-5 Digital. En palabras de Paulo Rená, activista por las libertades fundamentales en la red: “Este proyecto de ley realiza un abordaje penal de internet, la ve como una fuente de delitos. La propuesta del Marco Civil es abrir los ojos del Estado y hacerlo más permeable a otros argumentos, como la red como espacio de expresión, comunicación, aprendizaje, etc”.

Es una propuesta pionera mediante la cual se aborda la internet desde lo positivo. Se reconoce que la red debe regularse, pero desde su naturaleza, no como analogía del mundo análogo (valga la redundancia), ni exclusivamente a partir de la represión y criminalización. El primer texto fue elaborado por el Minjusticia con apoyo de la Fundación Getulio Vargas en el contexto indicado y puesto al escrutinio público tanto vía internet como a través de foros por todo el país, buscando comentarios tanto de ciudadanos como de organizaciones interesadas. El texto se reescribió con esa retroalimentación y se sometió nuevamente a escrutinio público; pronto el resultado será presentado al Congreso para debate formal.

Debe notarse que el correspondiente a derecho de autor no seguirá esta ruta, pues la nueva administración (Mincultura) considera que el proceso no fue lo suficientemente abierto y ha resuelto regresar a la fórmula tradicional de elaboración de proyectos en el interior del Gobierno.

Marco Civil recogió más de 4.000 contribuciones constructivas para equilibrar derechos civiles con los de consumidores y ciudadanos respecto al uso y regulación de internet y su neutralidad consensuando los intereses.

Marco Civil fue también traducido con mecanismos colaborativos a inglés y español y recibió comentarios de la comunidad internacional. Se trata de una brisa de esperanza frente a la incredulidad de algunos, ¿no?, y un reto para nosotros como ciudadanos.

www.karisma.org.co/carobotero

twitter.com/carobotero

identi.ca/carobotero/

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Tecnología en elecciones, un juego infantil

Fintech y derechos humanos deben ir juntos