Por: Cartas de los lectores

Lenguaje nocivo

Jamás estaremos de acuerdo con la violencia que solo fomenta pesares, odios y pobreza.

Deseamos diálogos con cese del fuego, lo cual fue inadmitido. Se pactó en la Agenda de los Diálogos: dialogar en medio de la guerra, posición dominante del Gobierno y, segundo, porque a pesar de haber realizado cese unilateral indefinido de parte de la guerrilla y el no bombardear por un mes por parte del Gobierno, para el desescalamiento del conflicto, los imprevistos de la guerra sucia no se han podido superar. 
 
El lenguaje nocivo utilizado por los actores del conflicto no le hace bien al proceso y menos cuando viene del alto gobierno. La suspensión de los diálogos prolongaría el proceso. La celeridad racional se hace perentoria y debe contener un grado máximo de humanismo para el acuerdo final. Algunos columnistas y medios de comunicación mantienen la hoguera encendida en contra del proceso, desarrollando inconcebibles mitomanías (caso Fernando Londoño contra Enrique Santos). 
 
El protagonismo dañino a la confianza en la paz debe rechazarse. A la paz hay que introducirle pedagogía dirigida por instructores y gentes comprometidas con cerebro y corazón para irrigar por todo el territorio las necesidades humanas de vivir en convivencia. Reafirmar con lenguaje constructor, a todo instante, la gran voluntad política para obtener la paz, es requisito esencial para lograr la confianza y ganar adeptos. La comisión de la verdad plasmará la conciencia histórica para leer con transparencia lo sucedido en 60 años de inútil y brutal ceguera humana, donde Estado, guerrilla, militares, empresarios, paramilitares, iglesias, políticos y civiles han interactuado dentro del infierno bélico.
 
Ómar León Muriel. Medellín
 
 
Envíe sus cartas a [email protected]
Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Sobre el fraude escolar y el hurto

La dignidad y la fuerza es decidiendo