Por: Carolina Botero Cabrera

Libertad de expresión vs. derecho de autor

El video “María Luisa Piraquive, fundadora del partido MIRA, dice que al púlpito no deben subir discapacitados” está desapareciendo de los diferentes servicios de internet (You Tube y Facebook, por ejemplo).

La Iglesia Ministerial de Jesucristo Internacional, asociada al partido MIRA, pide bloquearlo alegando infracciones al derecho de autor. Estos servicios se rigen por la ley de EE.UU. (DMCA), aplican un procedimiento privado, que es expedito y extrajudicial, para bloquear el contenido sin que los usuarios puedan justificarse (como sucedió al diario La Patria).

Esta situación recuerda las objeciones a la “Ley Lleras 1”. Los procedimientos de este tipo, que no implementan correctamente principios como el de presunción de inocencia y debido proceso, suponen un alto riesgo para derechos fundamentales como el de la Libertad de Expresión.

No son argumentos de infracción al derecho de autor los que motivan el bloqueo, lo que buscan es que no circule un video de una personalidad pública cuyos comentarios han generado la discusión sobre posibles infracciones al marco jurídico colombiano. Esto va más allá del derecho de autor si vemos lo que ha dicho la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre que hay especial protección “respecto de las opiniones o informaciones sobre asuntos en los cuales la sociedad tiene un legítimo interés de mantenerse informada, de conocer lo que incide sobre el funcionamiento del Estado, o afecta derechos o intereses generales o le acarrea consecuencias importantes”. Y en todo caso, los acontecimientos de actualidad son una excepción al derecho de autor que permiten el uso de obras protegidas aún sin el consentimiento del autor, esto por no hablar de la pregunta sobre quién es el autor y titular de ese video. Eso no lo sabemos.

La Iglesia también está bloqueando “parodias” del tema, como la de “internautismo crónico” titulada “DiscriMIRAción”.Lo interesante, hablando desde al derecho de autor, es que la discusión en EE.UU. sería mucho más equilibrada puesto que su sistema acepta la parodia como límite al derecho de autor. En Colombia, en cambio, la parodia no es una excepción. ¿Ven el riesgo?

***

El 11 de febrero hay una campaña mundial contra la vigilancia masiva, sigan la versión local con #InternetSinChuzadas

 

Carolina Botero*

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Analizando el hackeo a WhatsApp

La Ley TIC, se nos viene un gol de taquito