Por: Jorge Gómez Pinilla

Libreto para video de YouTube: Por qué escribí ‘Me cago en la cara de Uribe’

ESCENA 1: Escritorio con portátil de trabajo. Recostado sobre el posabrazos habla el suscrito a la cámara, con mirada serena y actitud pacífica, dentro del espíritu de reconciliación que debe cobijarnos a todos.

"Hola, soy Jorge Gómez Pinilla. Tal vez me recuerden por la columna que provocó mi salida de Semana, titulada 'María Isabel Rueda y su fábrica de mala leche'. Pero lo que hoy nos reúne aquí no es esa sino otra columna, que me ha traído tal vez más dolores de cabeza, titulada 'Me cago en la cara de Uribe'.

Lo primero que trajo fue una carta de la bancada del Centro Democrático a El Espectador, donde lamentaban la ausencia de censura. Lo segundo, una denuncia penal del abogado uribista Abelardo de la Espriella por calumnia e injuria. Lo tercero… Bueno, eso tercero me lo reservo por ahora. No le quiero meter ají al picante.

A los que no pasaron del título en esa columna, les aclaro: yo comencé hablando de una expresión que, para mi asombro, es de uso muy común en España: “¡me cago en la hostia!”. Ahí manifesté mi dificultad para entender por qué un español puede ofender algo tan sagrado como la hostia que representa el cuerpo de Jesucristo… ¡y no pasa nada!

Y hablé también de otra imprecación con alto contenido ofensivo, que es cuando un argentino dice “andate a la puta madre que te parió”, algo tan corriente allá que hasta lo cantan las ancianas gauchas. Miren que no miento

Y bueno, en esa columna confesé que cuando supe que Uribe se había ido hasta Atenas a hablar mal de Colombia, a un foro internacional llamado Concordia —vaya paradoja, concordia—, lo primero que se me vino a la cabeza fue precisamente la imprecación argentina: “la puta madre que lo parió”.

Y expliqué que eso mismo lo dijo la revista Semana, pero en términos indoloros. Dijo: “a Uribe se le fue la mano”. Y agregó: “él tiene todo el derecho a desprestigiar al Gobierno, pero no el de desprestigiar al país”. Y Matador lo pintó en pose de atleta olímpico sosteniendo un rollo de papel higiénico, para que limpie —supongo— la ‘cagada’ (entre comillas, ojo) que cometió con Colombia ante el mundo. (Ver caricatura).

Esto para que se entienda que yo no abrigaba ningún propósito ofensivo ni difamatorio, fue solo la expresión de una descarga emocional motivada por lo que percibí como una traición a la patria, pues es evidente que Uribe sometió a Colombia al escarnio público solo para satisfacer un apetito político egoísta, el de hacer quedar mal al presidente Juan Manuel Santos ante el planeta entero.

“¡La puta madre que lo parió!”, exclamaba yo para mis adentros. Ofendido, no he de negarlo. Y entonces recordé —y entendí— el sentimiento de indignación de un Tano Pasman, fanático del River Plate argentino que se hizo inmortal la tarde que puteó a su equipo durante la transmisión de un partido de ida contra el Belgrano. Vean.

Si se me permite una segunda confesión —por no decir infidencia— la primera reacción de desagrado hacia mi columna provino de la asistente personal del director de El Espectador, don Fidel Cano, a quien ella se la pasó (casi escandalizada) y me dijo “espere que la está leyendo”. Y yo callado durante casi diez eternos minutos con el teléfono pegado al oído, en una escena cargada de emoción y suspenso, hasta que María Isabel dijo “espere ya se lo paso”. Y me lo pasó, y don Fidel en su salomónico dictamen dijo “no veo ningún problema en publicarla”. 

¿Significaba eso que el eminentísimo director de El Espectador se convirtió de la noche a la mañana en otro comunista solapado como Juan Manuel Santos, de esos que quieren convertir a Bogotá en cabeza de playa del castrochavismo internacional? No señores, yo creo que no. Significa fue que leyó la columna completa, y así venció el rechazo que por supuesto provoca el título (entre comillas, ojo), y si no me pidió que lo cambiara fue porque comprendió que era el más adecuado para la columna. Léanla y se convencerán.

Esto es como cuando en Gargantúa y Pantagruel, un clásico de la literatura universal escrito por François Rabelais en 1530, un caballero corteja así a una dama:

—“Sabed, señora, que estoy tan enamorado de vos que no puedo mear ni cagar. Como comprenderéis, puede sobrevenirme una enfermedad y, ¿qué ocurriría entonces?

—¡Idos, idos!— le responde ella—. Eso a mí no me importa. Dejadme rezar.

Pero el tipo insiste, y llevado por el afán de su apetencia carnal le ruega a la airosa dama: ¡Dadme, por favor, vuestro paternóster!

—Y la dama le responde: Ah, tomadlo pues, y no me importunéis más.”

“Vuestro paternóster”, háganme el favor. En pleno apogeo de la Santa Inquisición Rabelais tuvo la temeraria osadía (blasfemia, en últimas) de comparar el Padre Nuestro con la vulva femenina… ¡y no pasó nada! Y ella se dejó convencer… y le dio el paternóster.

En el caso que nos ocupa, solo aspiro a vuestra comprensión para que entendáis que cuando dije “me cago en la cara de Uribe” fue en sentido coloquial, como entre amigos, solo que uno de ellos se expresó en Sol sostenido mayor, ofendido.

Es como cuando los costeños exclaman ¡eche no joda, ese man sí manda es cáscara! O como cuando los argentinos gritan ¡la puta madre que lo parió! O como cuando los españoles dicen encojonados ¡me cago en la hostia!

Pero bueno, eso ya quedó atrás. Hoy estamos en plan de borrón y cuenta nueva, así que si a alguien ofendí, me disculpo y me retracto. Tratemos de vivir en paz, hagamos un país donde quepamos todos.

Ah, y no dejen de suscribirse a mi canal. Y esperen mi segundo libro". 

En Twitter: @Jorgomezpinilla

http://jorgegomezpinilla.blogspot.com.co/

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Gómez Pinilla

¡Es la prohibición, estúpido!

Los corruptos ganarán de nuevo

¿Uribe a la cárcel? Ya casi

Columna para llorar sobre la leche derramada

Un presidente violador, una periodista violada