El país de las maravillas

Líderes, no “vedettes”

Es la pequeña diferencia entre torpeza y mezquindad. Despilfarrar cerca de $25.000 millones en gastos innecesarios en el contexto de hambre y crisis económica del país es una bofetada del gobierno Duque a los ciudadanos que mueren de hambre, los que pierden sus empleos y los afectados económicamente por la pandemia.

No se trata solo de la suntuosa renovación de las camionetas de la caravana presidencial, de las tanquetas del Esmad o de ese contrato absurdo para mejorar la imagen digital del primer mandatario, encarnando el virus de la vanidad, exacerbada por sondeos de opinión que no hablan de favorabilidad hacia liderazgos inexistentes, sino de abandono y desesperación de una población que no sabe a quién o a qué recurrir.

Es antes que nada un asunto de decencia y de humanidad, valores que salen aún más maltrechos con las justificaciones dislocadas para esos gastos disparatados. Decir que no son rubros de la emergencia sanitaria o que estaban en el presupuesto desde el año pasado deja ver, por encima, la insensibilidad del Gobierno ante el sufrimiento de sus compatriotas y, más allá, que de nada sirve el tal estado de emergencia si no puede parar ese desangre. Incoherente que en cambio sirva para poner en riesgo la neutralidad de internet y para tomarse a diario la pantalla chica con programas desabridos que solo han servido para quitarse de encima a periodistas preguntones.

Prueba, además, que no hay estrategia de comunicación, que no hay sintonía con las nuevas generaciones cada vez más críticas e inconformes, a pesar de programas improvisados en redes sociales, y que no hay autenticidad en el tono frívolo de anchorman, en que asesores han querido convertir la figura presidencial.

Sí, presidente, como usted decía el lunes, hablando de otras cosas —como casi siempre—, “no se trata de gire y gire” para motivar palmaditas en la espalda, como el despistado editorial de El Mundo de España. Solo hacía falta un poquito de solidaridad, espíritu colaborativo y empatía, esas palabras huecas que usted tanto repite. Necesitamos liderazgo, no vedetismo.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.