Lo que deja el año viejo

Noticias destacadas de Opinión

A pesar de que en este año no cesaron los asesinatos de líderes sociales, desmovilizados, indígenas y afros, el 2019 deja avances muy importantes para el desarrollo de la paz y de las fuerzas progresistas: por una parte, en el Congreso, la bancada por la paz, que reúne a la oposición y a los partidos Liberal, de la U y Cambio Radical, funcionó coordinadamente y pasó por encima de sus diferencias ideológicas con el solo propósito de defender el Acuerdo de Paz. Fue así como tapó todos los goles que el presidente Iván Duque y el Centro Democrático quisieron meterle al Acuerdo. Detuvo primero el de las objeciones presidenciales a la JEP. Derrotó la proposición que dispersaba los recursos de los PDET para dárselos a otras regiones. Y consiguió prorrogar la Ley de Víctimas sin los micos que pretendía meterle el uribismo.

Por otra parte, en las elecciones locales los sectores independientes y progresistas obtuvieron un triunfo sin precedentes, como fue la elección de alcaldes del Partido Verde y de coaliciones alternativas e independientes en las principales ciudades: Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Bucaramanga, Villavicencio, Cúcuta, Santa Marta y Popayán, entre otras. La presencia de esos mandatarios locales en la política le va a dar un impulso indiscutible a las fuerzas progresistas.

Y, por último, la protesta social hizo explosión en las calles con una dimensión que no imaginaron ni los mismos convocantes del paro nacional, a pesar de la campaña de miedo que desarrolló el Gobierno para que la gente no saliera a las calles: centenas de miles de personas, especialmente jóvenes, marcharon en ciudades del país, no un día sino varios, y muchísimos más hicieron sonar sus cacerolas y protestaron por múltiples motivos, los principales de ellos, tal vez, la desigualdad y la desesperanza. Y esa protesta generó que el Gobierno tomara algunas medidas, sin que reconociera por qué lo hacía: redujo los aportes de salud de los pensionados; casi duplicó el subsidio a los adultos mayores; firmó el Acuerdo de Escazú; e impulsó la aprobación de algunos puntos de la ley anticorrupción.

Sin embargo, ese movimiento de masas contundente y antes impensable, que continuará en el 2020, corre el riesgo de diluirse si el Comité Nacional de Paro no actúa con sabiduría y si sigue haciendo demandas tan numerosas que se diluyen y desvirtúan, permitiéndole al Gobierno seguir ignorando olímpicamente sus peticiones. Como el que mucho abarca poco aprieta, sólo tendría que hacer tres o cuatro: que el Acuerdo de Paz se cumpla en su totalidad y de manera integral, no a pedazos, como quiere Duque; que se cumplan los compromisos que el Gobierno adquirió con los estudiantes, indígenas y demás sectores; que se garantice a cabalidad el derecho a la protesta social; y que rápidamente todas las políticas del gobierno se encaminen a alcanzar los puntos señalados en la hoja de ruta trazada por el Comité de Sabios, conformado por el propio Gobierno y a las cuales, por esa razón, él no puede oponerse: que este sea “un país donde todos los niños puedan estudiar; en donde podamos tomar agua del río; en donde las personas sean alegres y vivan en paz; un país libre de violencia y en donde se pueda salir de la casa sin miedo; en donde (…) no haya hambre; (…) en donde todos tengan los mismos derechos” y un etcétera de propuestas hechas por los sabios que, si se cumplieran, harían de Colombia el mejor de los paraísos.

Y ahora, queridos lectores, ¡les deseo un 2020 muy feliz!

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.