Por: Columnista invitado

Lo que nos pertenece

No existen momentos oportunos con la muerte. Llega sin piedad y nunca escucha. Sorda, ciega y displicente, anda al acecho. Merodea, cerca y arrebata. Somos sus presas. Antes y después, en la mañana, la tarde o mañana.

Se presiente, se intuye y aparece con tanto estruendo que nosotros, mudos, la negamos.

Obvio que la muerte existe. Está viva, camina y nos acompaña como si fuera la más fiel compañera. Única y paciente, observa. Dicen que sonríe y burla nuestra inteligencia. Sabe que ella tendrá su turno. Mira de reojo. Enemiga, odiada e invocada. A veces, es el alivio.

Sabe de presencias y de memorias. Nos la inventamos aguerrida, flaca, esquelética y llena de frío, como cuando es dictadora en holocaustos. Excéntrica, también tiene colores y reconoce los buenos bailes. Anda con su guadaña haciendo el oficio. Llama, atrae y nos evidencia. Sucede cuando sucede. Inexplicable, obvia y atroz. La muerte se aviva con los idiotas que se inflan de poderes y se agarra del más débil. Hay quienes matan. Y ahí es el absurdo.

La muerte se lleva casi todo. Los sonidos, los espacios, la lógica. Se lleva lo que más queremos o lo que no sabíamos que existía. Es odiosa. Arranca la vitalidad y la pasión y devuelve el dolor, mezclado con culpa y rabia.

Y a la vez, en medio de la confusión y la contradicción, ¿quién puede negar su sabiduría? Aun incomprensible puede ser maestra íntegra y abrir las puertas de la reconciliación, de la esencia, de lo básico. Es el volver a lo primigenio. Centra, indica el camino y pone el foco en lo fundamental. Es la encrucijada y la opción de un adelante sereno, cierto y dulce. Como aliada de la vida, es su servidora.

La muerte, ávida de ausencias, nunca podrá llevarse lo que es de la vida, lo que a ésta le pertenece, lo que es nuestro. A cada reino lo suyo. Puede llevarse los huesitos o los instantes, puede apropiarse de los grandes y los pequeños o de los propios y los ajenos. Puede desgarrar el aliento y la alegría, pero nunca podrá llevarse eso que siempre seremos, eso que gritamos y lloramos y pataleamos y que le reclamamos a ella como propio. Lo que nunca podrá llevarse la muerte es eso por lo que nos entregamos en vida: el amor más grande o el amor de ahora o el amor de hoy o el amor simple. Lo que nunca podrá llevarse la muerte es el amor infinito por los todos los muertitos que llevamos dentro.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Las mediadoras de los derechos

Radicalismos y transiciones