Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

Espero que esta clase de reflexiones, después de los festivales de fútbol del fin de semana, encuentren en los lectores puntos de coincidencia o, en caso tal, motivo de discrepancia, que resulta por supuesto un elemento enriquecedor para los amantes del fútbol de cualquier parte y de cualquier estadio.

Decía el técnico Eduardo Retat que el futbolista debe ser profesional y algo más, porque todos firman sus contratos laborales, en la mayoría de las veces les pagan oportunamente y sólo les exigen jugar. Ni salir campeones ni jugar bonito ni nada por el estilo. Claro que existen excepciones, para directores técnicos especialmente, a quienes les piden alcanzar determinados logros, estar entre los tres primeros puestos, alcanzar cupo a Copa Libertadores o Copa Suramericana.

En el caso concreto de ese “algo más” al que se refería Retat, es evidente que el comportamiento personal, el juicio, la disciplina, el apego a los entrenamientos, deben ayudar a redondear la figura de un genuino profesional que tiene derecho, como todos, a ratos de esparcimiento, autocontrolando, eso sí, sus apetitos.

Por eso, faltando una fecha para establecer los cuadrangulares, llama la atención el profesionalismo de La Equidad Seguros, el Boyacá Chicó y el Envigado, equipos que por razones explicables, de llamados a colaborar con el calendario en su ejecución, se convirtieron en protagonistas de primer orden, mientras algunos de los llamados grandes se hunden y confunden a sus muchos seguidores, porque además los conjuntos mencionados están apenas en la etapa de formación de hinchas.

En éstos, las nóminas son relativamente bajas y eso quizás sea una de las razones que expliquen ese afán por conseguir éxitos. Los tres, especialmente La Equidad, señalan un camino para todos. Primero la organización y después, el juego.

 

13389

2008-05-12T20:40:04-05:00

column

2008-05-12T23:00:17-05:00

none

Lo que vi

9

1899

1908

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Los llamados

A ganar

Las ayudas

Los 30...

La brecha