Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

Triste la manera como se fue de Santa Fe Hernán Darío Gómez, disgustado, aunque como siempre, defendiendo a sus jugadores, gesto que mostró aun en la peores caídas, como ante el Boyacá Chicó y el Júnior. Ahí aseguró que su equipo le había gustado muy a pesar del castigo.

El problema no es según lo define Gómez. Atacar con un delantero o dos o tres si los tiene. No es ir contra la moda, es simplemente saber si los puede alinear para que jueguen, no para que esperen un centro o pase salvador de Ómar Pérez o un tiro libre, porque Arrechea no fue capaz de rebuscársela en el campo, como lo hizo Víctor Cortés, de América, en Medellín, cuando fue por la pelota, la recuperó, amagó ante Vanegas y fue con seguridad para definir.

El grave problema de Santa Fe es en el sector defensivo, línea que siempre fue prioridad en los trabajos de Gómez. Recibió 14 goles en 11 partidos. Ante el Quindío, la falta de marcación por parte de Jairo Suárez por la izquierda permitió los dos centros que se convirtieron en dos goles cafeteros. Si adelante apenas consiguieron 14 goles, los de atrás aceptaron igual número, lo cual podría interpretarse como equilibrio, sin que ello resulte cierto. Por eso el gol diferencia está en cero clavado.

Gómez nunca pudo desarrollar un juego contundente. Por momentos, cuando ganaba dos a uno, parecía segura la victoria. Su equipo no aprendió a manejar las ventajas, más cuando la tendencia en general era ganar por escaso margen, un gol, si acaso dos.

Al equipo, pensando en los siete juegos que faltan, le resulta necesario que los mismos jugadores reflexionen, hablen, se comprometan a intentar sostener la ilusión de llegar a las finales. Más allá de quien llegue a dirigirlos, que no será propiamente un mago.

Gómez no se engañó más. Su grupo no aprendió cómo jugar, y eso que mantiene un buen núcleo de jugadores. O no entiendo lo que quería Gómez, quien puede escudar su salida en presiones indebidas de la prensa y el público. Los hinchas son resultadistas, más allá de un delantero solitario u ocho defendiendo mal. Los resultados rigen la permanencia de los técnicos. Y los de ‘Bolillo’ fueron pobres.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Por Quintero

Copa Conquistadores

Tragicomedia y finales

Avanzó Tolima

Eliminados