Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

De los tres juegos que vi de la sexta fecha me gustó el de Millos-Nacional. Confirmé la convocatoria de los dos equipos, que de paso intentaron jugar y buscar el gol, sobre todo el local, convirtiendo al arquero Pezzuti en figura, negando a Ciciliano remates con sello de gol.

Por supuesto que el caso de Giovanni Moreno fue previsible, pues ya son conocidas sus condiciones y la claridad para definir. Su lesión le fue achacada a la severa marca alternada por Bedoya y Robayo.

Con Moreno, como ocurre con los jugadores que marcan diferencia, siempre ocurrirá lo mismo. Otros de condiciones limitadas intentarán, por cualquier vía, evitar su influencia y desequilibrio. Es ahí donde los árbitros deben tener ojo avizor, más que impidiendo, previniendo sobre desenlaces graves.

Nacional tiene cara de equipo con estilo, mientras Millonarios de a poco va consolidando jugadores jóvenes como Franco en defensa y el pelado Vásquez en zona de creación.

El problema es la irregularidad de los delanteros. Carmelo Valencia un día sí y otro no y el gol de León Darío abre una expectativa sobre su aporte futuro.

La victoria del Medellín sobre Envigado certificó cómo Leonel Álvarez logró armar, sin Choronta Restrepo, un equipo claro en la forma de jugar. El momento de Jackson Martínez es estupendo y su gol de cabeza lo señala como un definidor oportuno.

Claro que Envigado también quiso ser protagonista, gracias a la pausa y tranquilidad para hacer jugar a sus compañeros de Néider Morantes.

Ganó bien el Medellín, que luce encaramado en la tabla de posiciones, pegado al sorprendente Atlético Huila, que no dispone de mucha televisión, así su primer lugar sea merecido.

El único juego sin goles, el de Pereira y Santa Fe, mostró dos equipos con los ataques nublados. Mucha dinámica, entrega, factores que se reconocen así no sean merecedores de aplausos como son los goles.

Pensando en la cercanía de los juegos eliminatorios del Mundial, los goles de Rodallega, Falcao, Darwin y hasta Edixon Perea traerán reflexiones para Eduardo Lara. Y Macnelly Torres, ignorado por estos días, figura ahora en la agenda del Palmeiras. Estos detalles aislados nos devuelven a lo mismo de siempre: tenemos jugadores con categoría internacional en equipos, pero en la selección no rinden.

Por lo pronto, Giovanni Moreno es un jugador que está muy por encima del nivel medio del campeonato, lo cual advierte sobre su marcha en cualquier momento, porque en ese aspecto nos parecemos cada vez más al Paraguay, donde jugador que medio sobresale se va al exterior.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

¿Qué quieren?

Los paisas

Mientras avanza

Dejar así

Agradable