Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

Siempre para disculpar las fallas arbitrales se utiliza aquello de error de apreciación, pero ya está bueno el cuento de ser los jueces repetitivos en sus decisiones dentro del área. O estamos cada vez dando la razón a quienes piden ayudas electrónicas, porque el penalti sancionado al Chicó fue de vergüenza.

Vi una de las formaciones del momento más veloces, la del Quindío, muy similar en ese sentido a la del América, aunque cometiendo el mismo pecado de no saber desacelerar en su momento, porque en el fútbol como en la vida, los cambios de ritmo son necesarios y saludables. Además, quizás por su juventud, se desesperan cuando reciben un gol y salen alocadamente a buscar solución ofensiva. Por eso, ante Millos, después de jugar un excelente primer tiempo, se descontrolaron con el gol de Rodríguez.

Hablando de Millos, lo vi más seguro como si de a poco fuera logrando el equilibrio tan pregonado en el fútbol, con Rodríguez y el panameño Tejada, quizás esté próximo a consolidar una pareja goleadora.

Vi o mejor, noté, en la afición cierto desencanto por la jornada. Las flojas asistencias, los pocos goles, el puente festivo y los reiterados desaciertos, no lograron adornar las celebraciones por los 60 años de la Dimayor, celebraciones que se realizarán a finales de 2008 y donde espero, no olviden a don León Londoño, un dirigente que supo solventar los momentos difíciles de la entidad.

Vi el golazo de Montero, el flojísimo clásico paisa, con un Medellín sin presencia de equipo, con jugadores como Choronta Restrepo, pegando de una manera, como se hacía mucho tiempo atrás, cuando el reglamento era laxo. Y vi al jamaiquino Bolt pulverizando con una facilidad pasmosa la marca para los 100 metros planos, que continúa siendo la competencia reina.

32858

2008-08-18T16:07:47-05:00

column

2008-08-18T16:07:47-05:00

none

Lo que vi

9

1831

1840

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Mucha tiza

Reflexiones

Buenas

¿Por qué?

Amistosos y...