Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

Un compañero mío en Todelar, hace años, Gustavo Torres Rueda, siempre me decía: “El sentido común es el menos común de los sentidos”.

Parecía un  juego de palabras. Hoy, después de leer el reclamo de un lector sobre cómo hago para hablar de varios jugadores y partidos en el fin de semana, le doy la razón plena a Torres Rueda, porque colombiano seguidor del fútbol, desde un viernes hasta el domingo, dispone de por lo menos seis partidos locales para ver en televisión y ni hablar de la oferta de juegos en el exterior. Por eso cuando escribo lo que vi, me refiero a lo que cómodamente sentado en casa vi.

Por ejemplo, me gustó el intento por jugar mejor del Deportivo Cali y me llamó la atención el argentino Batalla, así no sea superior a Frangipane. Me gustó el ritmo del juego entre Huila y Once Caldas y la propuesta del Medellín ante América, porque perdió por las mismas limitaciones de la selección de Colombia: no dispone de gol.

Los golazos de Montero, el segundo de Milton Rodríguez, el del pelado Cuéllar, del Huila; el de Yánez, el de Darwin Quintero, son las acciones que mantienen la emoción y pagan las entradas a los estadios. Infortunadamente, pensando en la selección colombiana, ninguno de los anteriormente mencionados, garantizaría los goles en la eliminatoria. Habría que darles chance, pero por falta de tiempo es difícil. Ojalá Pinto los tenga en cuenta próximamente.

Y Santa Fe logró estabilizar el equipo, con dos volantes de marca o primera línea o luchadores o guapos, o como se les quiera llamar. Allí nace el funcionamiento de un equipo de juego poco vistoso, pero efectivo ¿o no?

Murió, como muchos jugadores del pasado, pobre y enfermo. Vi a José Vicente Greco, un zurdo magistral, coronarse campeón con Santa Fe en 1958, al lado de Pecas Vega, Gallito Hernández, Ferraro y Bediale. Fue jugador campeón del Medellín en una delantera con Larraz, Contreras, Manco Gutiérrez y el Pibe Ortega, saliendo goleador con 30 anotaciones. Pasó por España, jugó en Unión de Santa Fe, Almagro, de donde lo trajo El Charro Moreno, jugadorazo para él.

34240

2008-08-25T20:09:00-05:00

column

2008-09-04T12:30:13-05:00

ee-admin

none

Lo que vi

9

2161

2170

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Siempre que llovió...

El caso James

Dos caras

Ilusiones

Los alumnos