Por: Hernán Peláez Restrepo

Lo que vi

Vi los cuatro partidos de la primera fecha por el servicio de televisión, sin oírlos, para evitar distorsiones en el comentario o análisis que debo hacer.

El equipo más sólido en el arranque me pareció el Júnior. No solamente por su fortaleza como local, sino porque puso en el campo a Luis Yanez, Jorge Díaz y Martín Arzuaga, delanteros con velocidad, pique, fuerza en el remate y, sobre todo, malicia. La expulsión de Rolan de la Cruz, más que merecida, seguramente dio justificación a la derrota. Pero con él o sin él, Júnior nunca supo de angustias y sostuvo ritmo de ataque.

El Medellín aflojó respecto a como venía actuando y eso debido a que su medio campo, clave del trabajo ofensivo, con Ómar Pérez, Choronta Restrepo y Juan Carlos Quintero no lució tan acoplado puesto que los tolimenses les pelearon la zona y les quitaron ideas. Sin embargo, al final resultó el más favorecido en su grupo, por el empate en Bogotá.

América, sin acelerar mucho, superó al Pereira que gastó muchas energías salvando el escollo del descenso y pareció cansado, sin chispa y sólo con la voluntad de Parodi. Darwin Quintero, al final con su atrevimiento y dominando la pelota, se acercó a los americanos, quienes tuvieron en Adrián Berbia, con tres intervenciones, certificación de contar con un arquero serio que le disputa a Aldo Bobadilla, el del Medellín, el título del mejor en su puesto.

La Equidad y Nacional cada vez que choquen resultarán previsibles en sus comportamientos. Si Giovanni Moreno y Stalin Motta no están en el cuento, delanteros como Perea, Galván, Carpintero o el mismo Polo quedan huérfanos. De ahí el empate, sin que para mi gusto de observador haya resultado ni partidazo, ni cosa parecida. Recurrir al cuento de disposición táctica equilibrada, nos regresa a la triste historia de aquellos cero a cero insípidos, sin nada para aplaudirles. 

De lo que vi, no me gustaron estos detalles: el juez Albert Duarte cambió una falta que daba pena máxima, la de Valdés sobre Medina, por una amarilla, dizque por simulación. Si revisa el video debe aceptar su error. No me gustó la celebración de Pablo César Arango, del América, que mandó a callar a los hinchas, supongo que a los del Pereira. Esa es una manera de incentivar a la violencia. En síntesis, lo de Júnior y un poco lo del Medellín, fueron los hechos que más me llamaron la atención en cuanto a fútbol mismo.

93175

2008-11-24T19:47:57-05:00

column

2008-11-24T19:47:57-05:00

none

Lo que vi

10

2477

2487

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Gustaron

Esos son

“Jogo bonito”

Ludopatía

Realidades