Por: Iván Mejía Álvarez

Lo que viene (3)

Existen técnicos que desde su primer contacto con una plantilla y una afición marcan un derrotero y dejan constancia de que van a tener el beneplácito colectivo. Jorge Polilla Da Silva, el uruguayo que orienta al América, es uno de ellos.

Con su llegada, sus métodos de trabajo y sus resultados, el conductor del conjunto escarlata se ganó un sillón en el corazón de la apasionada hinchada americana. Cuando apareció, el equipo coqueteaba peligrosamente con volver al infierno del descenso. Al final, en poco tiempo llevó al elenco rojo hasta unas insospechadas semifinales y en ellas eliminó al Júnior, el gran favorito.

Atendiendo al clamor popular, América salió de una cantidad de “cañengos” que inescrupulosos empresarios le habían empaquetado al bisoño Tulio Gómez. Pero el directivo trató de reconstruir el equipo con jugadores que pueden dar resultados. Arboleda es un buen central; Canchimbo, un lateral con buen oficio; Avimileth llega veterano, pero con una buena tarea en el Tolima; Carmelo Valencia ha hecho goles por donde ha pasado; Yamilson Rivera es veloz, y Dájome un tiro al aire.

A este América de autor, con la firma del Polilla, parece faltarle un armador, aunque a Da Silva le gusta mucho más el juego estructurado por los costados. Y Armero hará coreografías, contará chistes y buscará un lugar en la selección de Colombia.

En cambio, en el Medellín se instalaron las dudas acerca de Ismael Rescalvo, el técnico español que el torneo pasado vio los toros desde afuera por la legislación vigente. Es toda una incógnita hasta dónde puede llegar el adiestrador ibérico. Y sobre el papel, el DIM parece menos que el de la temporada anterior: perdió la pareja central de la zaga y la banda izquierda no tiene un nombre definido. Las llegadas de Ricaurte, buen jugador, Mauricio Gómez y otros talentos jóvenes no aseguran que el Poderoso vaya a ser protagonista, aunque mantiene su columna vertebral con Didier, Castro y Caicedo. Corresponde a Rescalvo mostrar su jerarquía y, como buen formador de chicos, en el Medellín aparecerán jóvenes de la cantera. El rojo de la montaña quiere alejarse de la chequera y hacer uso de los buenos juveniles que dicen tener en lista.

A Diego Cagna le tocará encumbrar al Bucaramanga y ubicarlo en una situación de pelea. Tiene una base que bien trabajada puede dar resultado con Pérez y Perlaza, a la que adicionaron unos jóvenes que están por mostrar su valor. Es uno de los equipos que más movieron el mercado, pero con jugadores nuevos que requieren de un técnico formador.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez