Gobierno anuncia 200.00 subsidios de vivienda entre 2020 y 2022

hace 11 horas
Por: Tatiana Acevedo Guerrero

Lo que vuela en este cielo

El tororoi bailador es un pájaro marrón y redondo, con un culito pequeño y patas largas. Tanto la Alcaldía de Cali como el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente anunciaron su descubrimiento en el Parque Nacional Natural Farallones del Valle del Cauca hace algunos meses. Investigadores involucrados en su hallazgo y clasificación contaron que es menudo, pues no mide más de ocho centímetros, vuela poco y pertenece a un “género del que no se tenía novedad desde hacía 15 años”. Contaron también cómo, con el tororoi, ya son 562 las especies de aves que hacen presencia en Cali.

El encuentro entre conocedores y pájaros se da en un momento de ebullición en la ornitología nacional. Durante los últimos tres años, por ejemplo, Colombia ha ganado un concurso internacional organizado por la Universidad de Cornell en el que se monitorean las especies de aves en el mundo. En total, hay aproximadamente 1.932 especies de aves en el país, de las cuales 79 son endémicas (es decir, que se quedan entre las fronteras). En medio del entusiasmo, hay cada día nuevos mapas e ilustraciones que las nombran y las cuentan.

Tantísimos pájaros que antes no conocíamos y que solo podemos ver y oír tras la firma del Acuerdo de Paz y la desmovilización de las Farc. Esto, pues corredores y caminos antes ocupados o administrados por la antigua guerrilla pueden ser ahora caminados y fotografiados por nacionales y extranjeros. Incluso en expediciones como Colombia BIO, universidades, entidades públicas y multilaterales han organizado excursiones de reconocimiento de la naturaleza junto con excombatientes, que son quienes conocen mejor que nadie los territorios y las veredas. En una de las visitas (a Anorí, Antioquia) excombatientes acompañados por el biólogo Diego Calderón encontraron varias “especies desconocidas de orquídeas, una palma, un ratón, un lagarto e insectos”.

Este, de colores y cantos, es el cielo de 2020, pero no será quizá el de 2021. Expediciones como la de Anorí solo continuarán si, en cumplimiento del Acuerdo, se construye bienestar rural. Y, en momentos en que ministros y ministras se empeñan en concentrar la tierra, desproteger a excombatientes y negar que hubo conflicto, puede intuirse que el cielo de nuestro futuro será más de zancudos que de aves. La propia ciudad de Cali, donde se celebró la llegada del tororoi bailador, está hoy cundida de Aedes aegypti. Este es un insecto que no necesita de mucha descripción: además de sus líneas blancas y negras, es silencioso, vuela bajo y tiene tres pares de patas. Es el vector principal para el dengue, el chikunguña y el zika, se reproduce principalmente en agua almacenada o estancada y prospera en contextos de crecimiento demográfico y urbanización rápida en áreas tropicales. Estudios han advertido que el cambio climático podría aumentar su proliferación en nuevas áreas, ya que el aumento del calor puede afectar la temperatura y la distribución del agua estancada.

En Colombia, el dengue ha sido endémico desde la década de 1990 y el país tuvo el mayor número de casos de virus de Zika en el mundo después de Brasil. El trabajo de la profesora Claudia Romero-Vivas ha demostrado que el agua almacenada doméstica contribuye a altos porcentajes del total de población del zancudo en sectores urbanos y periurbanos. En particular, los barrios donde el suministro de servicios de agua es intermitente son vulnerables, ya que el agua se almacena por todas partes. La rápida urbanización de municipios en Sucre, Tolima, el Valle, San Andrés y Atlántico, la deforestación acelerada, los nuevos casos de desplazamiento forzado, la desigualdad en acceso a infraestructura, la ausencia de empleos formales y las leyes y regulaciones específicas del agua producen hoy el hábitat perfecto para el Aedes aegypti. Según el Instituto Nacional de Salud, se reportaron “23 muertes probables por dengue y 12.217 casos, en las primeras cuatro semanas del año”.

907014

2020-03-01T00:00:32-05:00

column

2020-03-01T00:01:02-05:00

[email protected]

none

Lo que vuela en este cielo

26

4103

4129

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

Emperezamientos

A caballo regalado sí se le mira el colmillo

Agarrar el río

Ejemplo para el mundo

Quebrar las fracturas