Por: Manuel Drezner

Los 90 años de Pierre Boulez

Uno de los músicos más importantes de nuestra época, Pierre Boulez, acaba de cumplir 90 años de vida y esa fue ocasión para que el mundo de la música hiciera homenajes de toda índole para una figura influyente y renovadora del arte.

Claro que entre nosotros dicha fecha pasó casi inadvertida, a pesar de que Boulez es nombre que para muchos es de los pocos que se recordarán en el futuro. De hecho, cuando Igor Stravinsky estuvo en Colombia hace tantos años, un periodista en una entrevista le preguntó al gran artista entre otras cosas cuál consideraba el músico contemporáneo de mayor importancia y Stravinsky contestó sin vacilar que era Pierre Boulez. Igualmente, él consideraba el disco que dirigía Boulez de su Consagración de la primavera la mejor versión existente de su obra, sin excepción, a pesar de que el mismo Stravinsky también la había grabado.

Boulez no solo ha creado música importante, sino que ha sido figura en el desarrollo de una nueva forma de serialismo. Además, le puso riendas a la música aleatoria al crear nuevas reglas para ella que hicieron que fuera el compositor y no el intérprete quien determinaba cómo debía interpretarse este tipo de creación. Igualmente ha sido director de orquestas de importancia y por largo tiempo estuvo al frente de la Filarmónica de Nueva York. Fue también el director escogido para la presentación centenaria de la tetralogía wagneriana en Bayreuth.

Aunque no se crea, Boulez estuvo en Colombia y es anécdota que vale la pena volver a contar en este aniversario. Cuando vino a Bogotá la compañía del ilustre actor y director Jean-Louis Barrault, yo, como director de un programa de historia del teatro en nuestra televisión (sí, en esa época se hacía teatro por TV y no telenovelas), le invité a que se presentara por nuestro único canal para hacer una demostración del arte de la mímica que también había presentado en la película Les enfants du paradis. Lo malo es que el presupuesto disponible era muy limitado y pedí a Barrault como favor que rebajara sus pretensiones económicas para ajustarse a lo que el canal podía pagar. El actor accedió, pero puso como condición que se contratara también al músico que lo acompañaba, que era pobre y sí necesitaba de ese dinero. Así se hizo y el programa con Barrault acompañado por ese músico fue uno de los hitos de la TV de esa época. El músico se llamaba Pierre Boulez.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Manuel Drezner

¿Sí fomentarán la economía naranja?

Maisky con la Filarmónica

Lucha de clases en ballet y solistas venecianos

“Florencia en el Amazonas”

La programación del Santo Domingo