Por: Felipe Zuleta Lleras

Los adelantados Don José Manuel y Don Jaime

LO QUE FALTABA: LOS ESPAÑOLES NO sólo nos trajeron notarios y delincuentes, sino que ahora se van a quedar con el tercer canal de televisión gracias a la generosidad de la flamante Comisión Nacional de Televisión.

No nos hemos recuperado aún del planetazo de la prórroga de Citytv, cuando ya nos enteramos que piensan regalarle, a Planeta o a Prisa, no menos de 10 millones de dólares de descuento en el precio del tercer canal de televisión. Como si esto fuera poco, si un colombiano quisiera ir a la madre patria a poner un canal, no lo dejarían y sólo podría tener una participación aproximada de un 25%. En cambio, en Colombia, los españoles podrán tener hasta el 40% de un canal, requisito que vía acuerdo de accionistas podría llevar a los socios extranjeros a tener un dominio completo en la administración de este medio. Nadie se imaginaría a Yamid Amat dándole órdenes a Don Jaime Polanco (patrón en Prisa), o al señor Enrique Santos dictándole un editorial a José Obdulio Gaviria, que cada vez es más español por cuenta de Don José Manuel Lara (patrón en Planeta).

Es decir, por donde se le mire, de ninguna manera van a cumplir el requisito legal de la reciprocidad, que significa que si en Colombia un español quiere tener el 40% de un canal de televisión, en España un colombiano debería tener igual derecho sin más requisitos o condicionamientos, lo cual no está contemplado en la legislación española.

Respecto a los 10 millones de dólares, resulta que con la incertidumbre de la crisis financiera, la CNTV se inventó una exótica fórmula de ajuste al precio base, que se aplicará dos años después de otorgadas las concesiones y prórrogas. Mientras que a Caracol y a RCN el precio de su prórroga se les puede subir hasta 115 millones de dólares a cada uno, al tercer canal de los españoles se le impone un precio base de sólo 30 millones, el cual nunca sube y sólo bajaría. Y si la crisis financiera (blindada) que atraviesa Colombia se sigue ahondando, los chapetones acabarán pagando sólo 12 millones de dólares, mientras los empresarios colombianos nunca pagarán por su prórroga menos de 48 cada uno.

Todo lo anterior es por cuenta de la CNTV (Carreño, Casas, Galán y Guzmán), la entidad más inepta que ha podido crear cualquier Constitución política a nivel mundial y que, en este Gobierno, tuvo la desgracia de que, como el señor Uribe no la pudo acabar, la convirtió en un feudo burocrático del más bajo nivel, por cuyos pasillos caminan los peores fantasmas. Hace más de un mes quedó vacía la silla que dejó la doctora Hoyos y aún el Gobierno no logra encontrar un candidato idóneo. ¿Cuál será el candidato de la académica y despistada ministra Guerra?

Notícula. Mientras la mayoría de los colombianos difícilmente logran pensionarse con un salario mínimo, Tomás y Jerónimo Uribe a sus tiernos años han logrado amasar una fortuna con la cual ya no tendrían que volver a trabajar el resto de sus austeras vidas.

felipezuleta.blogspot.com

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Ley de sometimiento y narcotráfico

El asesinato de los líderes sociales

Gracias, presidente Santos

Compás de espera

Los peligros acechan