Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

Los artistas de la paz

AUNQUE LAS NOTICIAS SOBRE Colombia en el exterior han mejorado a raíz de la operación militar que rescató a 15 secuestrados —y ojalá así se mantenga— lo cierto es que lo rutinario es que éstas sean escasas y generalmente no sean siempre las mejores.

Han sido en este contexto nuestros artistas y cantantes quienes han sacado la cara por nuestro país; con su actividad no sólo mejoran la imagen de Colombia, sino que han sido protagónicos de lo positivo mediante la creación de fundaciones y asumiendo posiciones en la búsqueda de la paz y el bienestar de los ciudadanos del mundo.

Shakira y Juanes han aprovechado la fama para concientizar, para convocar distintos estamentos de la sociedad civil y para promover programas contra la pobreza y la paz en las naciones de América Latina y el mundo.

Hace unos meses el nombre de Colombia apareció en los distintos medios del mundo gracias a la creación de la Fundación ALAS, liderada por Shakira y con la participación de otros cantantes de América Latina y España, cuyo presidente honorario es Gabriel García Márquez. Convocaron así a empresarios y gobiernos a trabajar en programas de desarrollo para niños en su primera infancia en Latinoamérica. Este proyecto contó con el apoyo de prestigiosos empresarios como Carlos Slim y Howard Buffet.

La creación de esta Fundación continental se suma al esfuerzo de la Fundación Pies Descalzos, que trabaja en el desarrollo integral de los niños y niñas en edad escolar en las comunidades más vulnerables y desplazadas por la violencia en Colombia en programas de nutrición y educación.

Al igual que Shakira, Juanes —quien es también parte del Movimiento ALAS— está incursionando en una novedosa forma de participación ciudadana para la búsqueda de soluciones a temas críticos para el país. Fue éste el caso del concierto al que convocó a artistas españoles, venezolanos, ecuatorianos y colombianos para darle una respuesta cultural al problema político creado por la crisis colombo-ecuatoriana-venezolana. Con el lema “La paz no tiene fronteras” convocó a más de un millón de personas que acudieron a la frontera colombo-venezolana en señal de hermandad entre dos pueblos divididos hoy por la actitud de sus gobernantes.

A ello se suman sus recientes e interesantes pronunciamientos en las Naciones Unidas, en los que ha venido invitando no sólo al respeto al derecho a la vida, sino al derecho a vivir en paz. Igualmente, se vio nuevamente en la prensa mundial al lado del legendario Bono en un concierto contra la pobreza y el hambre en el mundo, en Yokohama, Japón. El concierto era un mensaje a los presidentes del Grupo de los Ocho (G8), que en julio se reunirán en Japón para trabajar contra la pobreza del mundo.

Juanes, igualmente, se unió a Miguel Bosé en el concierto organizado por Íngrid Betancourt en París. Siempre estuvo participativo y dispuesto a llevar con sus canciones un mensaje de optimismo y paz para Colombia y para el mundo.

A estos artistas, que han venido liderando el tema con su ejemplo, se suma la participación de numerosos colombianos que hicieron del 20 de Julio una celebración de júbilo de la que todos debemos sentirnos orgullosos. Todo esto es señal de que cuando la vida pone a la gente en posiciones privilegiadas para ejercer un liderazgo y promover actitudes o cambios a favor de los demás, hay que asumir el reto y jugársela a fondo, como lo han venido haciendo estos compatriotas de los que me siento orgullosa y ante quienes me quito el sombrero.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción