Por: Felipe Zuleta Lleras

Los colmillos de Trump

Mostró sus grandes colmillos esta semana el presidente de los Estados Unidos Mr. Trump. Amenazó al Gobierno colombiano con descertificar a Colombia si no se ven mejores resultados en la lucha contra la producción de coca y la exportación de cocaína (que están disparadas).

Como directa consecuencia de esto se ha incrementado de manera dramática el consumo en el país del norte, lo que tiene en estado de alarma al régimen norteamericano.

La reacción del Gobierno colombiano no fue, en mi criterio, la apropiada. Salieron algunos funcionarios a decir que los resultados han sido buenos y que la culpa, en parte, es porque los americanos no han sido capaces de detener la entrada de cocaína a ese país. Ambos tienen razón, pero es que los que descertifican son ellos y a ellos nadie los descertifica.

Sería grave, no solo por el tema de las ayudas económicas sino por asuntos migratorios. Así pasó durante el gobierno del expresidente Samper, que fue descertificado y de una u otra manera esa decisión la padecimos todos nosotros.

No conviene bravear frente a los gringos. Toca, a diferencia del comunicado del Gobierno, entender que sí somos el principal productor de cocaína, que la exportación está disparada y que, con Farc o sin ella, hay miles de colombianos dedicados a ese negocio ilegal. La decisión de la no aspersión aérea, sumado al cese bilateral con las Farc durante años, permitió que muchos asumieran esos territorios, entre ellos los miembros del Eln.

Hay un problema y como tal debe asumirse. Lo ha hecho bien Rafael Pardo, no así el ministro de Defensa, doctor Villegas, a quien hemos visto bien arrogante.

Las cifras de droga incautada son impresionantes, pero es que al final del día quien toma las decisiones es Trump ya que quiere mostrar resultados frente al incremento del consumo en ese país. Que no lo dude el Gobierno colombiano. Trump se verá, por razones de imagen, obligado a descertificar.

Hay quienes dicen que Colombia no pierde mucho con la descertificación. No coincido con ellos, pues, quiéranlo o no, por todo es mejor tener a los gringos como socios que como policías envalentonados.

No entiendo por qué el gobierno Santos estaba tan confiado en este tema con respecto a los Estados Unidos. Las advertencias se venían venir, fundamentalmente para obligar a Colombia a volver a la aspersión aérea. Y sacaron el garrote. Porque la verdad, desde que esta no se hace, las cifras son alarmantes. Preocupa que el gobierno Trump haya dicho que no descertifica este año porque admira lo que hacen la Policía y el Ejército en la lucha contra el narcotráfico. Es decir, que nos mantienen en capilla un año más, y que no confían en lo que está haciendo el Gobierno en estos asuntos.

Más vale que el Gobierno nacional medite muy bien lo que hace y dice. Se ponen a torear a Trump, que tiene de diplomático lo mismo que una volqueta por debajo, y acabamos como en el pasado: siendo los parias discriminados y mal tratados.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

La educación como prioridad nacional

Carlos Mattos y sus andanzas

No se meta con la loca

Estudien, vagos

La legalización de la marihuana