Por: Cristo García Tapia

Los de antes se preparaban

En nuestra historia republicana tan promisorio advenimiento alcanzó hasta el último tercio del siglo XX, aproximadamente, cuando el colombiano que aspiraba a ser Presidente de la República debía, muy a contrapelo de nacer predestinados algunos para tan alto encargo por su condición de clase, étnica y política, someterse a un largo aprendizaje y pasantías por todas las ciencias, artes, funciones y cargos públicos que le posibilitaran el conocimiento, destrezas y competencias para, a la edad de merecer, ostentar títulos saneados para ejercer el más importante y honroso empleo de la nación.

Largo, ponderado e ilustrativo ciclo de aprendizajes, funciones y relaciones con lo público, más ético que de obligado cumplimiento, tanto de lo nacional como de cuanto pudiese involucrar con otros de la geografía universal el país a regir y con los cuales hubiese ya o pretendiese establecer vínculos diplomáticos, comerciales, económicos y culturales, en pro de un mayor y más efectivo y productivo acercamiento e intercambio en tan significativos espacios y escenarios de la convivencia y coexistencia democrática.

Algunos de quienes por aquellos periodos de nuestra historia fueron investidos con la banda presidencial, ni siquiera hacían gala de alamar académico alguno y menos falseado como suele acontecer con tantos de quienes hoy siguen a los presidentes en el orden descendente de la nomenklatura del poder ejecutivo, gobernadores y alcaldes, de una nación aun horra de identidad y de norte.

En tanto unos a lo sumo ostentaron el de periodista, escritor, poeta o novelista, y, aunque no hubiesen conocido el mar y de ello se regocijasen, tenían los saberes suficientes en el arte de la marinería de lo público, administrativo, económico, hacendístico, político, filosófico y doctrinario, entre tantos saberes requeridos, para singlar la nave del Estado por la mar procelosa del gobierno, estos de nuevo cuño gobernantes alardean de títulos, grados y doctorados que, en cuanto se nombran, se desvanecen por apócrifos y mal habidos.

Antes, quienes iban ser presidentes, se preparaban con suficiente tiempo, viajaban para ilustrarse y tener una percepción directa de otras realidades, mundos, sistemas, gobiernos, allende la propia; leían y escribían para adquirir e intercambiar saberes y para comunicar y debatir acerca de las cuestiones doctrinarias, ideológicas, filosóficas, económicas, humanísticas, prevalecientes en el momento histórico que les correspondía.

Y en lo local ejercían cargos en las diferentes instancias de la administración, toda vez que estaban preparados para ese múltiple ejercicio de conocimiento y praxis de todo cuanto más tarde les correspondería dirigir y poner en funcionamiento como supremos rectores del gobierno y la administración pública.

De esos aquellos de antes, quizá sea Rafael Núñez, poeta, escritor, periodista, filosofo, hacendista, abogado y economista, de Cartagena de Indias, el que más títulos saneados acumuló a lo largo de su ejercicio preparatorio para ser, en cuatro periodos y sin necesidad de alterar “parrafito” alguno de la Constitución Nacional, Presidente de los Estados Unidos de Colombia, entre 1880 y 1882; así mismo entre 1884 – 1886, cuando se promulgo la Constitución Política de 1886, “que estructuró en forma definitiva la República de Colombia en torno a una centralización política y una descentralización administrativa”.

Tanto en los precedentes como en los subsiguientes periodos, 1886 – 1892, y 1892 – 1894, los desvelos y responsabilidades de estadista y gobernante encontraron en Rafael Núñez, en sus sólidos y probados conocimientos de economía y hacienda pública, las luces, dirección y solución que demandaban la solución de problemas como el déficit fiscal, la balanza comercial desfavorable, la consolidación de la paz, la protección a la producción interna y el estímulo a la sustitución de importaciones (hoy que todo se importa), la inversión en obras públicas para estimular la demanda y la “mano de obra”, (el empleo), entre otros, para los cuales y similares a los de Núñez, el ministro Carrasquilla dice no tener “ni idea como corregirlos”.

Claro, Núñez se había preparado para manejar la hacienda pública, orientar y dirigir la economía y la política fiscal y tributaria de su país con competencia, ética y decoro, no para inventar “bonos de agua” para inundar, hasta desbordar, sus caudales.

* Poeta.

@CristoGarciaTap

876179

2019-08-15T00:00:00-05:00

column

2019-08-15T04:19:32-05:00

jrincon_1275

none

Los de antes se preparaban

26

4728

4754

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cristo García Tapia

Santa Marta tiene sed, pero se roban el agua

La desobediencia civil

XXIV Encuentro Nacional de Bandas

Simetría vegetal en blanco y negro

Sincelejo descreída