Los dueños

Noticias destacadas de Opinión

Siempre me causaron escozor las maniobras, por no decir triquiñuelas, mediante las cuales empresas o particulares se apropiaban de los equipos de fútbol en el mundo. La Fifa, que en estos casos miraba hacia otro lado porque no le interesaba, nunca regularizó esas operaciones.

La tapa del asunto la ofrece el CFG (City Football Group), sociedad nacida en los Emiratos Árabes que acaba de cristalizar la compra de su noveno equipo en distintos países. La lista es así: Manchester City (Inglaterra), New York City (EEUU), Melbourne FC (Australia), Yokohama Marinos (Japón), Girona FC (España), Atlético Torque (Uruguay), Sinchuan Jiuniu (China), Mumbai City (India) y el último reclutado, el Lommel SK (Bélgica).

No parece haber hecho las gestiones con sigilo. Simplemente el billete, que le sobra, es el argumento para extender su emporio.

Televisa y TV Azteca, en México, poseen al menos dos equipos cada una. También Ronaldo Nazario y David Beckham tienen en España y Miami, respectivamente, sus equipos.

Todo este cuento, ahora que los equipos colombianos pasan época de “vacas flacas” invita a una reflexión sencilla. Los grupos como Ardila Lulle, Olímpica y hasta Amber tienen el control de Nacional, Júnior y Millonarios, confiando que ellos ejecuten con sentido empresarial su papel. Pero también hay personas como Gabriel Camargo, Eduardo Méndez y, de paso, Cadena, Pineda y otros, que resultan los dueños de los equipos.

Siempre se dijo, y eso quedó escrito para no cumplirlo, que los equipos colombianos deberían constituirse en sociedades con un mínimo de socios. A todas estas, el señor Hernando Ángel desde hace tiempo es el dueño del Quindío y algún equipo de la B. El Consejo de Estado falló en su favor reconociéndolo como el propietario, pendiente sí de un concepto de la Universidad del Quindío sobre cuánto debe pagar al municipio por el usufructo de la ficha o licencia, porque el Quindío ha hilvanado una serie de nombres para su control, desde Ceballos, pasando por Genaro Cerquera, Guillermo López, César Guzmán y Ángel.

En este caso la Dimayor, imitando a la Fifa, guarda silencio y solo espera que empresas o particulares resulten los dueños de la verdad y usen su inteligencia para enderezar el camino de todos los equipos, cuyos recursos económicos escasean ante la negligencia de la misma Dimayor.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.