Por: Felipe Zuleta Lleras

Los extorsionistas

NO HAY DERECHO LA VERGONZOSA actitud del Congreso de la República en contra de la reforma a la salud, aduciendo operaciones reglamento, época electoral y en fin, toda clase de excusas mentirosas, cuando en el fondo todo se explica por dos razones: la primera, porque muchos de ellos tienen allí sus fortines, derivan del sistema sus ingresos ilícitos y obedecen a los intereses de las empresas farmacéuticas y de las EPS.

Es decir, que estamos ante el espectáculo grotesco de la más rampante vagabundería, mientras 44 millones de colombianos esperan ver solucionados sus problemas de salud. Y la segunda un paro velado porque el Gobierno se demora en expedir el decreto que les permita volver a recibir, por la puerta de atrás, los 8 millones de pesos que una sentencia del Consejo de Estado les quitó por sus primas de salud y vivienda.

El Congreso de Colombia no es otra cosa que una cloaca llena de ratas, con excepciones, pocas por cierto. Se ha constituido en un grupo de presión extorsionista y de negociantes que da verdaderamente asco.

No me cabe la menor duda de que el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, es un hombre honesto, serio y trabajador. Pero por lo mismo le costará mucho trabajo sacar adelante la reforma, ya que no lo veo en componendas y Yidisacuerdos para sacar esa reforma, que todos sabemos es necesaria, pero casi, casi, imposible de sacar. A menos que, claro está, cedan él y el presidente a estas asquerosas maniobras de los chantajistas que conforman el Congreso nacional.

Por supuesto que todo lo que digamos es en vano, pues llegan las elecciones y millones de colombianos votan por las mismas ratas que reparten plata, ladrillos y demás, haciendo uso indebido de la pobreza volviéndola en otro repugnante instrumento electoral. Son pocos los congresistas que llegan allí porque sus votantes los respetan y a quienes les creen. Y son tan pocos que por ello se destacan entre los demás.

Como ciudadano siento ganas de vomitar cada vez que me toca leer o informar sobre la cloaca de la Plaza de Bolívar.

Jugar de esa manera con el sistema de salud debería dar cadena perpetua, no sólo en contra de quienes se han robado la plata, sino además en contra de quienes ponen palos en la rueda para solucionar el gravísimo problema de millones de compatriotas. ¿Para qué le sirve dizque a la democracia más antigua del continente tener estos padres de la patria que son ante todo un cartel de extorsionistas?

No hay derecho que los ciudadanos tengamos que presenciar todo este espectáculo mientras los órganos que deben investigar o sancionar, como la Corte Suprema de Justicia o el procurador, no hacen nada para detener esta barbarie en contra de los colombianos. ¿En dónde está la valentía del Dr. Ordóñez? ¿Acaso la usa sólo para perseguir a la comunidad homosexual? ¿Acaso la Corte Suprema de Justicia sólo ve la parapolítica y el carrusel de la contratación mientras en sus narices los congresistas extorsionan a todo un país? 

@FZuletalleras

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

¿Que Duque no ha gobernado?

Qué robadera tan arrecha

Las peleas de Claudia

Al oído del presidente

La educación como prioridad nacional