Los extremos complementarios

Noticias destacadas de Opinión

Las leyes científicas son predicciones de que, bajo ciertas condiciones, algo ocurre. Por ejemplo, cuando el agua se calienta por encima de 100 °C, se evapora. En la sociedad también es posible predecir cosas, aunque de manera menos certera que en la física. Lo social está en un espacio intermedio entre el azar que no se puede anticipar y la necesidad que no se puede evitar.

Existe una ley social que podríamos llamar “ley de los extremos complementarios”, que dice lo siguiente: cuando, bajo ciertas condiciones, se polariza el ambiente político, los extremistas tienden a fortalecerse y a opacar a los moderados. Nelson Mandela sabía que su lucha contra el apartheid, justamente por esta simetría de los extremos, podía conducir a la guerra civil. Por eso adoptó una estrategia diferente, que consistió en defender el derecho de sus enemigos a ser tratados con dignidad, como seres humanos. Así, luchando contra ellos, pero sin degradarlos, logró imponerse a los radicales de ambos lados (los blancos del apartheid y los negros de su propio partido), con lo cual evitó la guerra civil y logró la victoria para su partido. Germaine Tillion habla de esto cuando explica lo sucedido en la guerra de liberación de Argelia: cada contrincante, dice, se nutría políticamente de los ataques de su contrario. Ambos dependían del otro para salir adelante; eran enemigos complementarios y eso condujo al escalamiento terrorista de la guerra.

 

Comparte en redes: